Belleza

La celulitis, algo más que un problema estético. Lucha contra ella

Compartir:

celulitisSe calcula que 90% de las mujeres la padecen en algún grado celulitis.

Se cree que la celulitis sólo afecta a mujeres con sobrepeso, pero la realidad es que también es un problema para mujeres muy delgadas, aun cuando lleven un estilo de vida sano.

¿Cuál es la razón y qué tan peligroso resulta desarrollarla?

Primero que nada, cabe aclarar que el aspecto abultado de la celulitis, que es semejante a la piel de naranja y que recibe el nombre de fibrosis, se debe a un almacenamiento adiposo anormal en el tejido conjuntivo cutáneo y subcutáneo. El problema consiste en un almacenamiento de grasa en los adipocitos (células adiposas de la hipodermis) y de agua alrededor (dermis e hipodermos). A medida que crecen los adipositos, las membranas que los envuelven se deforman y tiran de sus puntos de fijación cutánea, lo que provoca la aparición de bultos.

El problema es que llegando a este nivel, el proceso se mantiene automáticamente debido al estancamiento de las toxinas y el empobrecimiento nutritivo. Esto convierte las zonas celulíticas en regiones inertes y abandonadas, que no reaccionan ante el ejercicio físico o los regímenes de adelgazamiento más radicales. Todo indica que el origen tiene sus raíces en factores genéticos, hormonales y de estilo de vida.

Aunque el nombre celulitis es aceptado en todo el mundo, no es correcto ya que la terminación «itis» indica la existencia de una inflamación causada por una infección, lo que en este cuadro no existe.

Según estudios y estadísticas, cerca del 90% de las mujeres la padece en algún grado, sin repercusiones físicas o funcionales, pero sí con repercusiones psicosociales, ya que merman la autoestima, estética y seguridad de la portadora.

Cómo luchar contra la celulitis

Usted puede ayudar a detener el proceso cambiando sus hábitos alimenticios y condiciones de vida. Por ejemplo, si está obesa, baje de peso y consuma una alimentación sana y balanceada; abundante en frutas y verduras, muchísima agua y ningún tipo de bebidas alcohólicas. Por otro lado, debe hacer mucho ejercicio, si no está acostumbrada o no puede acudir a un gimnasio, acostúmbrese a practicar caminatas como mínimo.

Hay otros factores también muy importantes para eliminar la celulitis, como son el consumo de alcohol, las alteraciones del ritmo de sueño (tanto el insomnio como el dormir mucho) y el cigarrillo. Fumar tiene un efecto vasoconstructor, es decir, pasa menos sangre por las zonas donde hay celulitis, lo que dificulta que la grasa sea metabolizada y retirada de su lugar.

Es posible que cambiando hábitos y manteniendo éstos durante largo tiempo, el problema tienda a estacionarse (no empeore). En cuanto a soluciones radicales, sólo se conocen dos hasta el momento: liposucción y endermología.

La primera es una cirugía que permite eliminar pequeñas zonas de grasa, reduciendo los abultamientos para permitir una mayor uniformidad de la piel.

Y, por otro lado, la endermología, es una técnica sin intervención quirúrgica (es decir, donde no interviene hospitalización, bisturí, ni anestesia), recién desarrollada en Europa que se realiza con una máquina computarizada que masajea la zona afectada y dilata los vasos venosos y linfáticos, lo que permite que la grasa del lugar sea absorbida por el organismo.