Compartir

kayak deporte aventuraEl kayak se podría describir como el deporte de aventura que consiste en intentar doblegar la fuerza incontestable del río para poder así mantener nuestra piragua lo más estable posible, mientras intentamos no estrellarnos contra una roca. Se trata de un auténtico deporte extremo, en el que la adrenalina se nos dispara y la tensión impone a nuestro cuerpo un ritmo frenético, y a nuestros reflejos un trabajo extra.

Es lo más fuerte del piragüismo. Descender por ríos de aguas bravas, envueltos en olas y espuma blanca y como únicos compañeros, una pequeña embarcación de plástico y un liviano remo de aluminio. Es el kayak alpino, una modalidad dinámica, que permite poner el corazón a cien en pocos segundos, mientras superamos rápidos, esquivamos rocas y saltamos cascadas.

Kayak quiere decir bote de hombres en esquimal. Sus medidas más comunes son los 3,20 ó 3,40 metros. Su evolución ha venido desde que los esquimales construyeran sus embarcaciones con pieles de foca y huesos de ballena, hasta que la fibra de vidrio dio el pistoletazo de salida al deporte.

El Kayak alpino a diferencia del piragüismo clásico, se desenvuelve en un medio más hostil para el kayakista y su embarcación. Antes de la llegada del polietileno, un plástico de alta resistencia y elasticidad, que sustituyó a la fibra, eran muy frecuentes las roturas de la embarcación, al chocar con las rocas o los amerizajes forzosos, que provocaban grietas en la estructura. Este material, que revolucionó este deporte de aventura, hizo posible que se pasara de un aparente infranqueable quinto grado hasta los actuales séptimos grados.

Los ríos se bajan en sus tramos más difíciles y están catalogados por pasos con una escala de dificultad que va desde el 1º al 7º. Esta escala otorga cierta información al kayakista, pero suele ser común y medida prudente, el reconocer previamente, pie a tierra, los pasos más complicados para encontrar el mejor lugar de descenso.

Los caudales que entrañan dificultad jamás se acometen solos y es norma, que un compañero asegure nuestra bajada desde la orilla.

Zonas para practicar Kayak en España

Los ríos de la comarca del Pallars Sobirà en Lleida, el Gállego y el Cinca en Huesca, el Miño en Galicia o el Sella en Asturias son algunos de los mejores lugares para la práctica del Kayak.

Técnica

Lo mejor para iniciarse es dirigirse a guías experimentados que enseñen la técnica del kayak y las corrientes del río, lo cual se aprende de forma muy básica en tan sólo una semana.

Entrenamiento

Para los no iniciados, se realizará un briefing o entrenamiento teórico-práctico donde se explicarán la posición básica, las corrientes, los temas de seguridad y las principales técnicas: el esquimotaje (salir airoso cuando vuelca el kayak); cómo aprovechar al máximo las corrientes; cómo reaccionar ante un eventual choque con una roca y cómo sortearlas; y todo el lenguaje de señas necesario para entenderse con los guías en pleno descenso.

Descenso

A la hora de estudiar el descenso por el río los exploradores se comunican por indicaciones con los brazos. Por ejemplo para indicar un salto sin peligro levantaremos los dos brazos a la vez, o para indicar que es la mejor ruta estiraremos los dos brazos a la altura de los hombros y seguidamente los levantaremos.

Posición del cuerpo: la parte superior del cuerpo gira un poco en cada pedalada. Esto nos permite aumentar el empuje de la misma. Las rodillas, las caderas y los músculos abdominales nos ayudarán a mantener el equilibrio de la embarcación.

La técnica del paleo es fundamental. Cogeremos la pala dejando una separación mayor a la anchura de los hombros, formando con los codos un ángulo de aproximadamente 85º. La pala se debe coger con las dos manos y para introducirla en el agua giraremos ligeramente la parte superior del cuerpo en sincronía con el brazo por el lado donde se quiera introducir la pala. Seguidamente deslizamos la pala por el agua al mismo tiempo que estiramos el otro brazo. Acabado este movimiento, recuperaremos la posición inicial del cuerpo. Debemos vigilar que la cuchara de la pala entre de forma perpendicular al agua.

Las palas son nuestro timón que nos permiten avanzar, retroceder, girar y desplazarnos lateralmente. Para propulsar el bote, la pala debe ser sostenida verticalmente. Con el brazo inferior excavaremos el agua, tiraremos de la pala y la retiraremos. Con el otro brazo nos impulsaremos antes de atacar de nuevo.

Para sostenernos en el agua disponemos de dos técnicas con la ayuda de la pala: se puede golpear la superficie del agua o efectuar un movimiento de delante hacia atrás.

Consejos

Antes de practicar el kayak, es preciso conocer el río por el que se va a bajar. Existe una escala universal que determina la bravura y la peligrosidad de los tramos y rápidos de los ríos. Así, los de clase 1 a 4 son aptos para todo el mundo, mientras que los rápidos de clase 5 y 6 son el coto privado de los especialistas más contrastados. Sus principales características:

  • Clase 1: Agua llana; es como navegar en un lago.
  • Clase 2: El río combina tramos planos con algunas olas suaves.
  • Clase 3: Tramos de olas continuas y con algún rebufo factible para todos. Eso sí, hay que tener cuidado, pues un salto, una ola o un obstáculo pueden hacer que el agua vuelva hacia atrás y arrastre a la embarcación con ella.
  • Clase 4: Tramos con rápidos muy seguidos; las olas llegan incluso a los 2 m de altura y los rebufos son muy pronunciados. La realización de los rápidos requiere un nivel más avanzado y conlleva cierto riesgo.
  • Clase 5: Sólo apto para profesionales y expertos. Uno se encontrará con drosajes (cuevas que se crean en las curvas de los ríos cuando el agua choca contra la pared), y sifones (el agua choca contra un obstáculo, colándose por debajo). Para sortear tales obstáculos es necesaria una preparación técnica y física muy elevada.
  • Clase 6: Son aquellos rápidos que son imposibles de pasar sin que la embarcación tenga algún percance: vuelco….. Cuando alguien consigue superarlos pasan a ser clase 5+ o clase 5.

Asegúrate de estar asegurado, ya sea porque has contratado un seguro para viaje porque está incluido con las clases.

Material

El material para la práctica del kayak lo forman:

El kayak: tipo de embarcación diseñado especialmente para descenso de ríos. Suele estar fabricado con materiales que aportan ligereza y resistencia como la fibra de vidrio, el kevlar o el polietileno. Deben ser consistentes para superar los golpes y las fuertes presiones de los obstáculos encontramos en el descenso.

Las palas: es una pértiga de doble hoja que está orientada perpendicularmente con otra de similares características. Es decir, cada una de las hojas tiene una orientación diferente. La forma de las cucharas será rectangular (simétrica), con los ángulos redondeados o asimétrica según gustos. La medida total de pértiga y cucharas puede oscilar entre 200 y 212 cm según sea la altura del piragüista y la largura de su piragua.

Traje de neopreno: su función es la de mantener la temperatura corporal y preservar al usuario tanto de la acción y la temperatura del agua como de los posibles golpes y rascadas.

Casco: de plástico y acolchado para proteger la frente, las sienes la nuca y las orejas.

Botines o escarpines: que aíslan del frío y proporcionan cierta seguridad gracias a su suela antideslizante.

Cubrebañeras: El cubre de neopreno, además de abrigarnos el estómago, es el que mejor absorbe la presión en los saltos.

Chaleco salvavidas: según la normativa de la CE no ha de superar los 6 kg de peso, ha de estar atado con una cremallera o preferiblemente con dos o tres correas fáciles de soltar. Suelen ser de color llamativo para poder ser visto incluso debajo del agua.

Estacionalidad

La mejor época para iniciarse es entre los últimos meses de primavera y de verano. Para un nivel avanzado, la mejor época es la del deshielo (entre los meses de marzo y abril.)