Compartir

La Costa Brava es famosa por sus acantilados y calas recónditas. El kayak marino es la mejor opción para conocer lo que es la porción más salvaje del litoral gerundense, la que separa Léstartit y cala Montgó. Enormes paredones, cuevas y aguas transparentes aguardan en el recorrido.

1. Cala Montgó

Muy cerca de Montgó se encuentra la bella cala que lleva su nombre. El lugar cuenta con urbanizaciones y algún restaurante a pie de pie de playa, pero ya se respira un ambiente diferente al de cualquier playa mediterránea. Nos vamos a introducir en la parte más salvaje y eso se percibe. Tras pertrecharnos debidamente, echamos las piraguas al agua. El oleaje no es problema en Cala Montgó.

2. Punta del Milà

15′

kayakLa salida de Cala Montgó es abierta y está escoltada a ambos lados por dos puntas que controlan estratégicamente el acceso a esta pequeña bahía y a la buena arena de la cala. Desde la playa hemos de palear con la vista puesta en la punta derecha, que habremos de doblar en no mucho tiempo. En este primer tramo, el cuerpo va entrando en calor poco a poco y aunque el tiempo parece no acompañar esta mañana, el sol comienza a dar señales de vida.

3. Primeros Acantilados

20′

kayak geronaNada más doblar la punta, la costa no tarda en mostrar la cara más abrupta de la Costa Brava. En estos primeros momentos la roca no deja lugar a los pinos que tapizan la parte alta de la costa. El lugar es muy escarpado y sirvió como estratégico punto de observación militar. Tendremos que bordear la enorme Roca Pardalera.

4. Oquedades

30′

kayak costa bravaLas olas suelen romper con fuerza en esta parte del litoral y con un poco de afán investigador descubriremos lugares perfectamente resguardados de la bravura mediterránea y donde el agua se remansa como auténticas piscinas. Pegados a la roca damos con la primera de las oquedades del acantilado. Se trata de una pequeña cueva (cuevas d´en Kim) para la que será necesaria cierta destreza y control del kayak, si queremos atravesar de lado a lado.

5. Cueva dèn Tomàs Ras

50′

kayak cataluñaTras superar la Punta de Córrec Llarg, no tarda mucho en aparecer la primera de las grandes cuevas que jalonan el recorrido. Es posible penetrar en ella unos metros si poseemos algún foco o linterna, pero para poder salir no tendremos más remedio que girar y dar media vuelta saliendo por la entrada principal. Se puede avanzar un poco por un paso que queda a la izquierda del fondo de la cueva, pero es un paso bastante arriesgado.

 

6. Disfrutando la soledad

55′

kayak gironaEl siguiente tramo es buena ocasión para palear sin mayor cuidado que el de no acercarnos demasiado a la pared de la Punta de las Tres Coves y empaparnos de la soledad que envuelve el enclave. Disfrutando del recorrido, nos vamos aproximando al punto donde el acantilado cobra más fuerza. Otra cueva (Cueva de las Vetes) nos da la bienvenida e invita de nuevo a su exploración. En esta ocasión descubriremos uno de los principales alicientes de la ruta, el gran azul turquesa del mar en el interior de la cueva originado por la luz solar que entra de abajo a arriba otorgando un color indescriptible.

7. Rocas y pinos

1h. 5′

kayak mar geronaRocas y pinos; frialdad y vida; gris y verde. Este binomio es, junto con las calas y el color del agua, una de las principales características de la Costa Brava. Alejándonos un poco de la pared es posible apreciar con claridad la densa masa forestal que tapiza la zona, y que aquí se acerca bastante a la superficie del agua.

 

 

 

8. Se acercan las calas

1h. 10′

kayak mar costa bravaUna descomunal mole rocosa nos hace sentirnos insignificantes, a la par que conforme vamos rodeándola el paisaje comienza a abrirse hacia nuestra izquierda y parece adivinarse la presencia cercana de la primera cala. Nosotros hemos de dirigirnos hacia el islote que queda a la derecha en busca de un paso bastante entretenido.

9. Pasar por el aro

1h. 15′

kayakEl islote rocoso de La Ferriola, que amortigua el embate de las olas, esconde un divertido arco bajo el que ahora nos disponemos a pasar. Para ello nos separamos de la pared de costa y nos dirigimos hacia el islote como si lo fuéramos a rodear por la izquierda. Pronto descubrimos un paso en medio de éste con forma de arco bajo el que pasaremos sin demasiado problema y con gran divertimento.

10. Cala Ferriola

1h. 25′

A la salida del arco quedamos enfrentados a la primera playita del recorrido: Cala Ferrer, que queda un poco a la izquierda. Se trata de una tranquila calita sólo accesible a pie o en una pequeña embarcación. En esta cala rodeada de pinos y con un techado para la sombra se hace necesaria una parada para descansar un poco y relajar los brazos antes de proseguir.

11. Sorpresas de camino a Cala Pedrosa

2 h.

kayak geronaDe nuevo en el agua paleamos hacia la península de La Foradada, que tenemos a la derecha. La cruzamos pasando bajo un nuevo arco, ahora de enormes proporciones. Nada más sobrepasarlo en una entrada a la derecha se esconde una bonita cueva de aguas increíblemente azules a la que tendremos que acceder de uno en uno. Seguimos remando hacia el sur por el Golfo de la Morisca hacia la isla de la Pedrosa y pronto llegamos a la cala final del recorrido. Sólo falta regresar hacia Cala Montgó.

 

Guía practica

Accesos

Por la A-7 (autopista de peaje) hasta Girona y nada más pasar esta ciudad desviarse hacia Celrá, Bordils y Torroella de Montgrí por la salida 6. Desde aquí a L`Estartit. Si nos alojamos en L`Escala lo mejor es continuar por la autopista hasta la salida 5. Existe una pequeña carretera de montaña (preguntar en L`Estartit) que nos lleva desde L`Estartit hasta Cala Montgó.

Dificultad

Media. Generalmente el mar suele encontrarse calmado pero podemos encontrar también olas notables, en cuyo caso es mejor no acercarse demasiado a la pared o incluso abandonar, pues no abundan los refugios en esta parte de la costa. La distancia hace que sea necesaria una forma física aceptable.

Duración

Unas 3 horas y media. A este tiempo hay que añadir el que se invierte en la exploración de las cuevas, y especialmente el de los descansos en las calas del recorrido, que a buen seguro se alargarán con el correspondiente baño en estas aguas tan cristalinas y el tostarnos un rato al sol.

Distancia

Alrededor de 12 kilómetros ida y vuelta.

Época para practicar kayak en la Costa Brava

Es una ruta practicable todo el año, aunque lo más agradable siempre es palear con el sol de primavera y verano. En el invierno, si el tiempo lo permite, es una ruta muy agradable por la tranquilidad que encontraremos, sin encontrarnos muchas piraguas ni la presencia casi permanente de barcos durante los meses estivales.

Equipo

Kayak, remo y cubrebañera. El neopreno no es necesario y basta con un bañador. Es recomendable una mochila con bote estanco para llevar agua, comida y aquello cuanto no se quiera mojar.