Compartir

jubilación y depresionPuede parecer una exageración, pero es cierto que la jubilación o conclusión de un trabajo en el que se lleva mucho tiempo es algo así como perder a un ser querido.

La persona se aferra tanto a ese ritmo de vida, que lo convierte en una adicción, y cuando llega a separarse de su actividad rutinaria también sufre un duelo que pude derivar en una depresión.

La vida laboral dura aproximadamente 35 años, para después enfrentarte a una jubilación; es una separación de actividades que cuesta mucho aceptar. Por esta razón la persona debe prepararse para estos cambios, porque después se va a arrepentir de haber dejado pasar buenos años de su vida.

La gente no se imagina qué podría hacer fuera de la empresa, pero depende de como encaren la jubilación. Esta le brinda a la persona tiempo libre, y puede convertirse en un tesoro o en una enorme carga si no saben administrarla.

Dejar de trabajar afecta, porque la persona se enfrenta a un mundo totalmente desconocido, en donde el reloj ya no rige su vida, aunque al principio puede ser muy gratificante descansar.

Pero para lograr que la jubilación sea un estímulo positivo, hay que realizar un plan para distribuir ese tiempo libre.

El padre de familia que se jubila, y no tiene un plan, se siente mal y esto afecta a todos los de casa, porque los contagia de ese pesimismo, depresión y mal humor.

Los jubilados, deben entender que el trabajo ya quedó atrás porque ya cumplió su cometido; si desean seguir en actividad que lo hagan como algo más de su tiempo libre, pero sin aferrarse.

Por eso deben de construir su identidad en base a lo que desean sin depender de nada, porque la gente más efectiva es la que sabe disfrutar cada momento, y la que le da tiempo a cada cosa.

Qué se requiere

1.- Tener apertura al cambio, cuestionar todo tus pensamientos, porque hay algunos que son muy obsoletos y que se deben de desechar.

2.- Flexibilidad: Hay una gran imaginación en donde se puede ver al mundo de diferentes ángulos sin preocuparse.

3.- Tratar de vivir sin apegos: Tratar de eliminar todas esas dependencias que supuestamente hacen feliz a la persona, como tener cierto estatus o estar a la moda.

¿Por qué trabajas?

Hay cinco necesidades por las cuales todos trabajan, una de ellas son los ingresos, luego el poder de mando para sentirse bien y que genera la autoestima, mientras que la tercera es la estructura de un horario o diseño del tiempo.

También se cuentan la necesidad de cumplir un objetivo que podría ser la finalidad de la empresa y la última es el sentido de comunidad, que es la convivencia con compañeros de trabajo en donde desarrollas una vida social.

Al llegar a la etapa de jubilación, estas mismas necesidades se deben enfocar a las nuevas condiciones de vida que llevarán fuera de la empresa.

Y lo más importante es no esperar a que la familia o alguien les diga qué deben de hacer para no deprimirse, sino que el mismo jubilado es el que debe de cambiar su plan de vida para no afectar a los demás.