Compartir

ir de acampadaEso de ir de acampada y pasar unas vacaciones o simplemente unos días de descanso completamente en contacto con la naturaleza, no es para todos. Y si no estás en forma, olvídate. ¿cómo si no vas a transportar el macuto de un sitio a otro o simplemente llevarlo hasta la zona de acampada?

Aquí no te vamos a hablar de esa otra forma más cómoda de ir de camping que es utilizando la autocaravana, nosotros nos decantamos por lo auténtico, la tienda de campaña.

Si eres de las que nunca han tenido una experiencia de este tipo, ya va siendo hora que te lances a ello. A lo mejor acabas congiéndole el gustillo y te conviertes en un chico/a a un macuto pegado. Eso sí, tienes que tener muy claro que lo de hacer un viaje pleno de comodidades, en estos casos, no suele ser lo normal. Pero por el contrario, puedes disfrutar de una manera bastante económica de pasar tus vacaciones, no tienes a tu alcance hoteles con estrellas, pero sí las estrellas de la bóveda celeste por la noche: bueno, bonito y barato ¿Qué más puedes pedir?

En medio de la nada

Una de las maneras más económicas y divertidas de hacer camping es ir de acampada, te ahorrarás el tener que pagar por montar tu tienda de campaña.

No ir a lo loco

Los expertos es este tipo de salidas, recomiendan que se tomen las precauciones oportunas como: intentar no ir a un lugar demasiado aislado, decir en casa a qué lugar se va y tener cuidado con los animales que puedan merodear por la zona; aquí incluyen desde osos a serpientes, pasando por garrapatas y mosquitos sedientos de sangre fresca. Ya sabes para combatir a estos últimos nada mejor que un potente repelente.

Para pasar la noche sin demasiados problemas, busca acampar en un lugar con cierta altura, que esté algo resguardado. Si tienes pensado experimentar lo de la acampada este verano, monta la tienda mirando hacia la dirección del viento, de esta forma además de refrescar tu humilde morada, evitarás el ataque indiscriminado de mosquitos. Y si eres más [email protected] y pretendes acampar cuando las temperaturas hayan bajado, elige un sitio protegido para evitar el rocío de la mañana.

Zonas de acampada

En España no abundan los lugares en los que está permitida la acampada libre. Antes de lanzarte a la aventura planifica bien tu viaje y ten claro dónde puedes y no puedes instalarte.

Aptitudes para emprender esta experiencia

Las personas entusiastas de las acampadas suelen ser dinámicas y amantes de la naturaleza. Estas son las verdaderos forofos, los que siempre que pueden hacen una escapada con su tienda de campaña a donde sea. Si quieres probar esta experiencia recuerda que debes emprenderla con un actitud lo más positiva que seas capaz.

En fin, recuerda que de lo que se trata es de disfrutar yendo de vacaciones o de fin de semana de otra manera. El camping puede ser una alternativa interesante si la sabes disfrutar, ¡atrévete!

Comer y dormir al ir de acampada

La comida es otra historia a tener presente. No vas a comer en buenos restaurantes, al menos no todos los días. Tampoco vas a poder cocinar como en tu casa, así que lo más seguro es que acabes echando mano de bocatas.

Posiblemente vuelvas con la espalda algo dolorida, es lo malo que tiene no estar acostumbrado a dormir en el suelo… aunque duermas dentro de un saco. Las personas que practican habitualmente el camping suelen tener entre sus útiles de viaje una especie de colchoneta -la esterilla- para poner el saco encima. Pero si tienes que ir con la mochila, el saco y la colchoneta, por mucho que pienses en positivo, si llevas la espalda molida, difícilmente le vas a coger el gustillo.

Gusto por la sano

El contacto con la naturaleza y el respirar aire puro te servirá para oxigenarte por dentro y por fuera. Casi sin darte cuenta te encontrarás mejor e incluso de mejor humor. Claro que para ello es fundamental que sepas encajar con deportividad los imprevistos, las moscas, los mosquietos y demás insectos, el calor o el fríos, la lluvia y el sol, etc., de lo contrario…

Ir de acampada lleva implícito aprovechar para hacer caminatas por los alrededores y conocer sitios y gentes distintas. Los primeros días tus pies estarán bastante machacados y maltrechos por la falta de costumbre, por eso es fundamental que, aunque estéticamente no te gusten, te compres unas buenas botas de senderismo.

Consejos para ir de acampada

Como te podrás imaginar, aunque nunca hayas ido de acampada, a la hora de hacer la mochila lo esencil es simplificar. Es decir, olvidarte del secador de pelo, el esmalte de uñas, libros pesados, etc. En una escapada de camping, debes llevar lo esencial y además organizarlo todo bien, de manera que te quepa lo más posible y no te pese demasiado.

Uno de los apartados esenciales es el de la ropa, dependiendo de cual escojas para estos viajes, recordarán las experiencia como una de las más divertidas o no querrás ni mencionarla. La comodidad que te proporcionen los tejidos de las prendas es de vital importancia:

  • Es esencial que la ropa que lleves pegada al cuerpo sea de algodón o de telas especiales para que permitan a tu cuerpo transpirar sin problemas y así se pueda mantener seco.
  • Encima de la ropa interior ponte algo liviano que permita el paso de la humedad corporal. Si es invierno procura llevar algo que abrigue y se seque rápidamente y encima de esto una prenda impermeable, a prueba de viento, que respire y tenga buena ventilación para que el sistema de control de la temperatura y humedad corporal funcione.
  • Si es invierno o vas de camping a una zona donde es posible que llueva, mete en la mochila un chubasquero, camisetas, pantalón largo, ropa interior y calcetines, todo en bolsas de plástico por si llueve.
  • El calzado tiene que ser de suela firme. Lo ideal es que te cubra los tobillos, ya que así, te proporciona estabilidad al caminar y te evita torceduras de tobillo, fáciles de hacer si no estás acostumbrada a andar.

Además de estos consejos en cuanto a la ropa y calzado que te conviene llevar, es conveniente que no dejes de lado otros más variados. Por ejemplo:

  • Antes de salir, lo mejor es que te informes sobre la zona a la que vas y sobre el tiempo que se predice para esos días, lo cual no quiere decir que se vaya a cumplir, pero por si acaso…
  • Si no dispones de un seguro de viaje contrata uno, sobre todo si vas de acampada lejos de tu lugar de residencia, ya que los gastos por un simple tobillo torcido pueden ser altos si necesitas un traslado.
  • Un móvil con bastante batería, no estaría de más, por su puesto, no para que lo lleves conectado, sino para llamar en caso de emergencia, siempre y cuando tenga cobertura allí donde estés… De lo contrario el único recurso que te queda son las señales de humo (no te olvides de las cerillas, no te veo haciendo humo con un palo y una piedra).
  • Una vez metido en faena no se te ocurra separarte del grupo.
  • La crema de protección solar es imprescindible, no se te puede olvidar, vayas al clima que vayas.
  • También te conviene llevar una navaja, una gorra, gafas de sol, una linterna, toalla, gorro y guantes. La mayoría de estos objetos no ocupan demasiado y pueden sacarte de más de un aprieto.
  • Coloca dentro de la mochila los objetos más pesados cerca de la espalda y lo más arriba posible para evitar desequilibrios que te puedan dañar esta zona del cuerpo. Es muy importante que todo el macuto se adhiera bien a la espalda para que no altere la coordinación ni tu movilidad.
  • Procura no llevar demasiados objetos sobresaliendo de la mochila. Cuando vayas caminando, este tipo de objetos pueden enredarse con cualquier cosa del camino y además de un susto, fácilmente te provocarán pequeños accidentes.
  • No estaría de más que en un hueco de la mochila metieras algún mapa, una brújula -si no sabes cómo leerla entérate antes de largarte-, y un pequeño botiquín de primeros auxilios.
  • Si vas a realizar largas caminatas, lo mejor es que lleves comida deshidratada, la cocinas en agua caliente y listo. Incluye también alimentos energéticos. Si no vas a ir a un camping organizado, lo mejor es que lleves suficiente agua por si las moscas. Debes beber bastante, los expertos recomiendan beber antes de tener sed.

Elegir mochila de montaña, consejos útiles

seleccionar mochila de montañaLos expertos no recomiendan elegir cualquier mochila de montaña, deben de tener una características especiales para que tu espalda no sufra demasiado. La mochila que compres tiene que distribuir el peso a lo largo de los hombros, espalda y caderas; lo ideal es que sea ergonómica.

Busca una que sea resistente y esté bien diseñada -lo que no significa que sea de diseño-, cómoda de llevar y que esté hecha con materiales de buena calidad, fíjate especialmente en las costuras y acabados. No hace falta que sea muy grande, a ver si de este modo pretendes llenarla a tope y luego no puedes moverla. Recuerda que se trata de llevar lo imprescindible, no una carga que luego no podamos transportar por muy cómoda que sea la mochila.

Como puntos esenciales antes de elegir y comprar una mochila de montaña busca en ella las siguientes características:

  • Ajustable para diferentes tamaños de espalda.
  • Comodidad en hombros y pectoral.
  • Distribución de la carga repartida por toda la espalda.
  • Libertad de movimientos.
  • Que disponga cinturon ajustable en la zona lumbar. Este ayuda a distribuir el peso también por las caderas, reduciendo de esta forma la carga de los hombros.
  • También es deseable que sea impermeable.