Compartir

intoxicación por plomoDesde que la ley prohibió la pintura y los carburantes con plomo, los niveles de ese metal se han reducido notablemente. Sin embargo, decenas de miles de niños europeos siguen teniendo tasas altas de este metal en la sangre.

La pintura con plomo que queda en las casas antiguas y, sobre todo, el polvo de dicha pintura, que se acumula en suelos y muebles o que se levanta al rascarla, es la primera causa de intoxicación. Tuberías de plomo, ollas de barro y cristalerías que contienen este metal en su composición, pilas de botón, industrias y suelos contaminados son otras causas de intoxicación.

Al acumularse en el organismo, el plomo inhibe la producción de hemoglobina -necesaria para el transporte de oxígeno a las células- e inactiva enzimas esenciales para el cerebro y el sistema nervioso. No son necesarios grandes niveles para que aparezcan daños. Incluso tasas de plomo en sangre de 10 mg/decilitro se asocian a una disminución de la inteligencia, problemas de comportamiento y audición y trastornos del crecimiento.

Los síntomas de intoxicación

Si bien todos somos vulnerables a los efectos del plomo, los niños -y en particular el feto- lo son aún más, porque sus sistemas nerviosos están aún en formación (de ahí que las embarazadas deban estar especialmente atentas al riesgo de intoxicación).

Los síntomas de intoxicación por plomo incluyen dolores abdominales, debilidad muscular, cansancio, estreñimiento, cefaleas… La exposición severa puede provocar vómitos, trastornos del sistema nervioso, hipertensión, problemas renales e incluso, en casos extremos, llegar a causar la muerte.

Lo mejor es prevenir

Si la terapia se inicia antes de que se produzcan demasiados daños, la intoxicación puede tratarse. El plomo se elimina mediante un proceso llamado quelación, en el que se emplean fármacos que se unen a dicho metal y lo eliminan a través de la orina.

¿El mejor tratamiento? La prevención, eliminando las fuentes de plomo del entorno donde vivimos. Un consejo especial: encargar a profesionales la tarea de eliminar pinturas antiguas.