Compartir

informacion sexual jóvenesCuando uno es joven, todo se vive intensamente. Los jóvenes desean tener lo antes posible una pareja o una relación que les permita sentir cosas nuevas. Pero están llenos de dudas y necesitan de información sexual.

Ese deseo de experimentar nuevas sensaciones es lo que más les atrae, aunque también lo que más les asusta. Y no es de extrañar, porque en ese momento es cuando afloran todas las inseguridades propias de la edad y también el miedo a lo desconocido.

Miedo al embarazo

La causa más habitual para evitar las relaciones sexuales entre los jóvenes es el terror a quedarse embarazada. Un miedo justificado que no debería existir con la información adecuada, pero que queda justificado con esta cifra: en España todos los días una joven de entre 11 y 15 años da a luz y otra aborta.

Aunque parezca mentira, hasta hace relativamente pocos años las adolescentes creían que podrían quedarse embarazadas con sólo dar un beso o dejarse tocar por su novio. Los adolescentes de hoy en día, en algunos casos, no están muy alejados de estos planteamientos.

Han nacido después del boom del Sida, reciben información sexual por diferentes fuentes, pero según las encuestas manifiestan los mismos miedos que nuestros mayores.

Dudas relacionadas con la sexualidad

Las dudas de los jóvenes pasan por las siguientes preguntas: ¿Es posible quedarse embarazada la primera vez?, ¿hay técnicas que garanticen el orgasmo?, ¿practicar el sexo adelgaza?, ¿qué hacer si se rompe el preservativo?, ¿es perjudicial para la salud masturbarse?, ¿hay riesgo de contagio de Sida si se practica el sexo oral?.

Encuestas realizadas entre adolescentes demuestran que más del 30% de los jóvenes no utiliza ningún método anticonceptivo, o emplea el coitus interruptus en su primera relación sexual. El resultado es un gran número de embarazos no deseados y un incremento de abortos juveniles.

Los Centros de Planificación Familiar existen desde hace tiempo, pero se ha comprobado que los jóvenes no acuden a ellos porque sólo abren por las mañanas, cuando los chavales van a clase. Además se les pide el DNI y, por si fuera poco, se pueden encontrar fácilmente con su madre o la vecina del segundo.

Otra alternativa para recibir información sexual para jóvenes

Para hablar de sexo de forma relajada, los adolescentes exigen intimidad y alguien que hable su mismo idioma.

Los Centros Jóvenes de Anticoncepción y Sexualidad nacieron allá por  1990 con el objetivo de proporcionar una información anónima, confidencial y gratuita desde el punto de vista de la prevención sobre temas de anticoncepción y sexualidad.

Son atendidos por personas que pertenecen a distintas ONG’s que hablan el lenguaje y entienden los problemas de los jóvenes.

Según datos recogidos en estos centros, el 63% de los que acuden a las consultas ginecológicas o de planificación familiar, tienen relaciones coitales entre los 15 y los 20 años y sólo el 41% de ellos usa un anticonceptivo eficaz.