Compartir

salto base españaEl salto base consiste en practicar el paracaidismo desde un lugar que está unido al suelo, no desde una aeronave en vuelo. Se suele practicar desde grandes edificios, puentes, antenas o grandes paredes montañosas. Precisamente la denominación “base”, coincide en inglés con las iniciales de edificios, antenas, etc.

Es necesario utilizar equipos específicamente diseñados para este tipo de saltos y contar con una instrucción adecuada. De no ser así, esta actividad, al contrario que el paracaidismo, que se considera un deporte altamente seguro, se convierte en una actividad de muy alto riesgo. Es muy recomendable que aquellos que se aventuren a realizar este tipo de saltos sean antes expertos en caída libre.

En general la duración de la caída libre es muy breve, dado que se efectúa a muy poca altura, 300, 200, o incluso 100 metros. Sin embargo, hay saltos base que superan los 1.000 m, en lugares como Yosemite, (Estados Unidos) y en varios fiordos noruegos. La velocidad alcanzada no es tanta como se puede alcanzar con el paracaidísmo, debido a la altura ya mencionada, pero el riesgo es mucho mayor.

Noruega está considerado uno de los mejores lugares para practicar el salto base, existiendo allí un número importante de practicantes. A los riesgos inherentes a esta actividad, hay que sumar los riesgos legales. La mayor parte de los saltos base que se efectúan son ilegales, siendo algo habitual que los paracaidistas sean detenidos al aterrizar, de no ser lo suficientemente rápidos para huir de la policía, los guardas de parques nacionales, etc.

El salto base en España es una modalidad muy poco practicada, aunque en los últimos años se ha ido difundiendo y existe incluso una asociación nacional.

El equipamiento en el salto base

Lo primero que hay que tener en cuenta a este respecto es que el equipamiento necesario para el salto base no puede ser el mismo que se utiliza para el paracaidismo, entre otras cosas porque se recomienda a los paracidistas abrir el paracaidas entorno a los 2.000 metros de altura, mientras que para el salto base las alturas de salto son mucho menores.

Normalmente se utilizan arneses y contenedores adaptados a esta práctica con pilotillos mayores y solo un único paracaidas (no habría tiempo para utilizar un segundo).