Compartir

infertilidad masculinaExpertos en urología han hecho un llamamiento a la responsabilidad del varón ante la dificultad de una pareja para tener hijos. A pesar de que la mayoría de las veces el peso del tratamiento recae en la mujer, la realidad es que el origen del problema se reparte al cincuenta por ciento con los varones.

La fertilidad masculina se altera por fallos en el testículo o en las vías por donde ha de ir el esperma. Esto puede suceder por haber recibido un tratamiento de radioterapia, quimioterapia, por haber tenido infecciones seminales, varicoceles o por estar expuesto a factores externos que perjudican al aparato reproductor.

Así por ejemplo se sabe que afectan a la infertilidad masculina el contacto o el consumo de ciertos pesticidas, el calor intenso (los jacuzzis) y el consumo excesivo de alcohol y tabaco perjudicando la producción de semen. Los expertos hacen hincapié en el papel del hombre ante la dificultad de la pareja para tener hijos, a pesar de que generalmente la mujer es la que acude a la consulta y se somete a pruebas para buscar el problema.

En este marco, un conocido laboratorio farmacéutico ha sacado al mercado un test ante las dificultades de la pareja para concebir, donde el hombre pueda medir su concentración de esperma y saber si tiene o no ese problema. La idea es ahorrar tiempo al paciente; nunca sustituir el test por el diagnóstico del urólogo ante un caso de infertilidad masculina.

Se considera que si el semen tiene una concentración inferior a los 20 millones de esperma por mililitro es infértil. Tampoco puede fecundar un óvulo si menos del 50 por ciento de los espermatozoides no tienen movilidad progresiva o si el porcentaje de esperamatozoides con morfología normal está por debajo del 15 por ciento. En este caso el test sólo mide la concentración del semen ya que es un elemento fundamental para la fecundación.

También existe un test pensado para comprobar el éxito de la vasectomía antes de reiniciar las relaciones sexuales sin protección. El test comprueba que la concentración de esperma no supera los 0, 5 millones por mililitro, asegurándose de esta manera que es infértil.