dolor de oídoAlgunos niños padecen repetidamente de infecciones de los oídos, a pesar de recibir tratamiento médico. Si su niño padece por lo menos tres infecciones de oídos en un periodo de seis meses, o más de dos infecciones antes de los seis meses de edad, es posible que le recomienden antibióticos de modo preventivo. Esto se hace suministrando una pequeña dosis diaria de antibióticos durante la estación del año en que al niño le dan más infecciones de los oídos. Este tipo de tratamiento ayuda a reducir la frecuencia de las infecciones de oídos. Pero los antibióticos no siempre evitan que se acumulen líquidos en el oído o que éste se infecte.

Puede que su doctor sugiera ponerle tubitos en los oídos a su niño (timpanostomía) si la infección no se le quita después de un mes, o el líquido no drena después de tres meses de tratamiento continuo (con dos antibióticos diferentes por lo menos), o si el niño tiene una sordera persistente y notable. Los tubitos se insertan a través del tímpano y permanecen allí de 6 a 12 meses para ayudar a evitar más infecciones.

El uso a largo plazo de antibióticos puede ser igual de eficaz para evitar infecciones y drenar el oído. Si le recomiendan tubitos para los oídos sin probar primero un tratamiento de antibióticos, quizás sea mejor que solicite una segunda opinión.

Zumbido en los oídos o tinnitus

La gente padece de vez en cuando un zumbido en los oídos (un silbido o tintineo). El sonido usualmente sólo dura unos minutos. Si se vuelve persistente, puede que usted padezca de tinnitus.

El tinnitus generalmente se debe a un daño en los nervios del oído interno causado por ruidos fuertes. Otras causas más curables incluyen: Exceso de cera en el oído, infecciones, problemas con los dientes y el uso de algunas medicina, sobre todo los antibióticos y las dosis grandes de aspirina. El consumo excesivo de alcohol también puede causar tinnitus. Para protegerse los oídos, evite ruidos fuertes como los de las herramientas eléctricas, disparos o máquinas industriales.

Consejos para aliviar el zumbido en el oído:

  • Consuma menos cafeína, nicotina y alcohol (o evite estas cosas por completo).
  • Trate de relajarse. La tensión y el cansancio parecen empeorar el zumbido.

Llame a su médico:

  • Si el zumbido en el oído se vuelve persistente y no le deja dormir o hacer sus actividades diarias.
  • Si el zumbido viene acompañado de mareos, pérdida de equilibrio, vértigo, náuseas o vómito.
  • Si el zumbido siempre le da en un solo oído.

Cera de los oídos

La cera de los oídos es una sustancia protectora, parecida al moco o a las lágrimas, que protegen contra el polvo y mantienen al oído limpio. Normalmente la cera es líquida, se drena sola y no causa problemas. Pero de vez en cuando, se acumula, se endurece y causa algo de sordera. Tratar de sacarse la cera con un dedo, un hisopo u otro objeto sólo hará que la cera se comprima más contra el tímpano. Se necesita ayuda profesional para sacar una bolita de cera de un oído que esté muy comprimida. Usted puede tratar la mayoría de los problemas de la cera evitando usar hisopos y siguiendo los consejos para el tratamiento en casa que damos más abajo.

Los niños producen mucha cera en los oídos, ésta parece ir disminuyendo a medida que crecen. No se preocupe a menos que la cera le cause al niño un zumbido en el oído, la sensación de tener los oídos tapados o algo de sordera.

Tratamiento en casa

  • El aceite mineral tibio ayuda a aflojar la cera. Lave el oído con una jeringa para oídos y aceite mineral tibio. (El aceite frío lo puede marear). Inyecte el aceite mineral con muy poca fuerza. No haga esto si ha habido un desecho del oído, si sospecha que tiene una infección o que se ha reventado el tímpano, o si tiene tubos para drenar los oídos.
  • Si el aceite mineral tibio no le hace efecto, use uno de los suavizantes de cera que se compran sin receta médica y luego lávese el oído con cuidado usando una jeringa para oídos. Haga esto todas las noches por una o dos semanas. No use este tratamiento si piensa que tiene una infección o el tímpano reventado.

Cuándo llamar a su médico:

  • Si los tratamientos anteriores no le sirven y la cera está dura, seca y comprimida.
  • Si sospecha que la cera le está causando problemas para oír.
  • Si tiene dolor de oídos intenso o sangra.