Compartir

infecciones bucalesSegún pruebas científicas, pequeñas infecciones bucales contribuyen al desarrollo de enfermedades más serias.

Es una práctica habitual en los tratantes de ganado: mirar la dentadura del caballo antes de comprarlo, y se basa en la teoría de que una infección oral puede afectar a todo el organismo.

En el pasado, fue la excusa para miles de extracciones dentales. Ahora, la vieja teoría de la infección bucal vuelve a ganar adeptos. Nuevos estudios demuestran que pequeñas infecciones bucales pueden provocar serias enfermedades.

Infecciones bucales, un riesgo comprobado

Un estudio de la Universidad de Buffalo, EE.UU., ha descubierto que los que padecían periodontitis (enfermedad de las encías) tenían el triple de riesgo de sufrir ataques cardíacos en un período de diez años.

La explicación es que las bacterias orales (¡hay 350 diferentes!) pasan al torrente sanguíneo a través de heridas en las encías.

La peligrosa relación boca-corazón

Dichas bacterias (en especial la Porphyromonas gingivalis) pueden infectar el hígado, incluso las arterias coronarias, y producir proteínas causantes de bloqueos arteriales.

Si tienes problemas en las válvulas cardíacas, deberías preguntar al dentista sobre la conveniencia de tomar antibióticos de forma preventiva.

Una entrada masiva de gérmenes orales en el torrente sanguíneo podría provocarte endocarditis bacteriana, infección a menudo de resultado fatal.

Ojo a los diabéticos

El 35% de las personas mayores de 25 años con enfermedades en las encías tienen el doble de riesgo de sufrir ataques cerebrales.

Las bacterias orales pueden provocar acumulaciones de placa grasa en las arterias carótidas. Esas acumulaciones pueden disgregarse y ‘viajar’ al cerebro.

Sino nos referimos a la diabetes: ‘Es un campo de estudio nuevo, pero se sabe que la periodontitis agrava la diabetes’, explica el doctor Saudek, de la Universidad John Hopkins, EE.UU.

Cuando el organismo combate una bacteria, la insulina funciona menos y, de hecho, se ha comprobado que los diabéticos con enfermedad de las encías tienen más problemas para controlar sus niveles de azúcar.

Ese control deficiente es causa de muchas enfermedades renales, cardiopatías y pérdida de visión en personas diabéticas.