Compartir

higiene para niñosEnséñales que el aseo personal puede ser una experiencia divertida y adquirirán buenos hábitos desde pequeños. La higiene para niños es algo que no podemos descuidar así que enséñales.

Una sonrisa perfecta

La limpieza cotidiana de la boca hay que inculcársela a los hijos desde la infancia. Afortunadamente, la presencia de caries en la población infantil española ha pasado de un 80% a un 35% en los últimos siete años.

Hay que explicar claramente a los niños cómo deben lavarse los dientes: los superiores se cepillan de arriba a abajo y los inferiores, de abajo a arriba; para las muelas, se coloca el cepillo en posición horizontal y se realizan círculos. Al terminar hay que enjuagar la boca con abundante agua. Los dientes deben lavarse siempre después de cada comida, sin dejar pasar más de 10 minutos. También conviene acostumbrar a los pequeños a visitar al dentista dos veces al año.

Higiene para niños: la piel

La piel es la principal y primera barrera de nuestro y nos defiende de las agresiones del medio. Para su cuidado es recomendable que los niños se bañen una vez al día. Se pueden utilizar esponjas o manoplas (siempre de uso individual), aunque es preferible usar las propias manos. En cuanto a la hora del baño la mejor opción es la noche ya que ayuda a la relajación del niño y su descanso.

El cuidado del cabello

Para la higiene de los niños el pelo debe lavarse entre 2-4 veces a la semana, no utilizar un champú agresivo. El lavado debe hacerse con la yema de los dedos y no con las uñas. Posteriormente hay que enjuagar con abundante agua.

Piojos: incómodos compañeros de pupitre

Si se rasca la cabeza es posible que tenga piojos. Aunque no implican riesgo para la salud, es conveniente comunicarlo en el colegio y adoptar medidas eficaces. Cuando las liendres anidan en una cabeza (suelen elegir las más limpias) se pegan a ella y ningún piojicida las liquida totalmente.

Lo más efectivo es combinar un tratamiento específico con una liendrera, que es un peine corto de púas finas. Lávale el pelo con un champú especial o humedécele la cabeza y aplica una loción antipiojos masajeando bien el cuero cabelludo, la nuca y detrás de las orejas.

Mezcla la misma cantidad de agua y de vinagre caliente para el último aclarado. Usa uno que no huela fuerte. Con el pelo húmedo, pásale una liendrera. Las nuevas son de acero inoxidable y sus púas redondeadas no lastiman el cuero cabelludo.

Las manos

Las manos son la principal fuente de infecciones ya que son la parte del cuerpo que entra en contacto directo con el medio, y por tanto muy a tener en cuenta en la higiene para niños. Hay que lavarlas bien con agua y jabón siempre antes y después de comer, al levantarse, cuando estén sucias, tras el contacto con animales, antes y después de ir al servicio y desde luego cuando se haya tocado algo susceptible de estar contaminado (basura, productos químicos, tierra …)

Espalda sana

Los niños, que no tienen por qué padecer problemas en los huesos, los músculos y la piel a esas edades, se ven abocados a sufrir dolores de espalda siendo todavía muy pequeños. El culpable no es otro que el exceso de peso que se concentra en carteras y mochilas del colegio, que además tienen que acarrear a todas horas.

Es recomendable hacer deporte y ejercicio y evitar factores de riesgo como el sedentarismo y las malas posturas.