Salud

Consumir Hierbas e Infusiones También Puede Tener Riesgos

Compartir:

hierbas naturalesSe recurre al uso de hierbas e infusiones como si fueran milagrosas, pero pocas veces se toma en cuenta sus verdaderos efectos sobre el organismo. No todas hacen bien para todo y algunas incluso pueden afectar la acción de otros medicamentos. Aprenda a distinguirlas para que realmente le ayuden a mantener la salud.

Cada día más personas recurren a lo «natural» paro molestias ligeras o incluso para sanar males donde la medicina tradicional tiene poco que ofrecer. La idea detrás de esta costumbre es que si las infusiones no hacen bien, tampoco tendrían que hacer mal. Si las expectativas son pocas, aun menores son las preocupaciones por las dosis recomendadas y sus posibles efectos colaterales, reacciones adversas e interacción con otros fármacos. Fenómenos que sí existen y que la literatura médica está comenzando a documentar.

En la revista American Medical Association  un grupo de científicos de la universidad de Chicago le pidió a los médicos participantes del estudio que le preguntaran a aquellos pacientes que se someterían a alguna operación si hacían uso de hierbas medicinales. Las ocho hierbas puestas en consideración fueron echinace, efedra, ginko biloba, ginseng, kava kava, hiperco y valeriana.

La mayor parte de los pacientes las consumía sin saber que podrían influir en la anestesia o provocar hemorragias u otras consecuencias en la operación.

La fitoterapia es considerada medicina alternativa sólo por quienes no la conocen. Las hierbas son solamente una parte de la farmacología tradicional, y así queda demostrado con la gran cantidad de fármacos que están compuestos por elementos naturales. Esto quiere decir que las hierbas son en la práctica fármacos indicadas sobre todo para tratamientos de enfermedades inflamatorias crónicas, de patologías cardiovasculares y del sistema nervioso central. Eso sí las hierbas e infusiones, tienen a su favor que utilizadas correctamente tiene muy pocos efectos colaterales, en comparación a los fármacos sintéticos.

Natural no significa sin riesgos

Independiente de los casos extremos, las hierbas pueden interactuar con los fármacos sintéticos, aumentando su actividad o disminuyendo su eficacia. A veces incluso pueden provocar reacciones peligrosas para la salud. Por ejemplo, el ginseng y el eucalipto pueden aumentar el efecto de medicinas contra la diabetes. El glucomannan, la malva y el ciprés pueden reducir la absorción de otros fármacos importantes. Incluso los alimentos interactúan con las hierbas medicinales, como es el caso del ajo y el ají picante, que pueden disminuir notablemente la absorción de nutrientes. O una taza de jugo de pomelo, que puede aumentar la absorción de los antidepresivos, provocando una baja excesiva de la presión.

Estas recomendaciones se vuelven especialmente importantes en el caso de las mujeres embarazadas, quienes generalmente toman medicinas naturales pensando que no son perjudiciales para ellas o su hijo. En realidad, cualquier producto, incluso de origen vegetal, podría dañar el desarrollo del bebe. El mensaje es claro: cuando una sustancia, incluso natural, es consumida en dosis curativas por un periodo de tiempo prolongado, es recomendable una vigilancia médica.