Compartir

helados caserosFueron los chinos, 200 años antes de cristo, quienes dieron origen a los primeros helados, algo parecido a un sorbete o a una granizada: Una curiosa mezcla de nieve y frutas endulzada con miel. La técnica y costumbres del helado fueron rápidamente adquiridas por los hindúes, persas y árabes, los que posteriormente las llevarían a occidente. La palabra sorbete proviene del turco “cherbet” que significa bebida. En comidas formales estos -generalmente de limón, menta o manzana- son servidos con un chorrito de eau de vie o brandy y se toman como un intermezzo entre plato y plato. Se trata de una costumbre instaurada por los franceses y que tiene por finalidad, limpiar el paladar neutralizando los sabores ya adquiridos y así preparar la boca para más.

Pero los helados fueron evolucionando en el tiempo. Los italianos hicieron uso de las observaciones de Marco Polo en torno a los procesos de congelación y mejoraron notablemente las técnicas de elaboración. De ser un producto frutal pasó a ser lácteo. Franceses, ingleses e italianos lograron cremosos y suaves resultados al incorporar en sus fórmulas yemas de huevo, crema y leche. Los helados se hicieron famosos en las cortes europeas donde cocineros y reyes guardaban, bajo amenaza de muerte, los codiciados secretos de sus obras. La astucia de los chefs se manifestaba en las grandes recepciones. Los helados se servían como postre y refinadas mezclas: Los parfait, las bombas, las tortas heladas, crépes rellenos, etc…

Comenzaba la moda de las heladerías y, en torno a éstas, la infaltable atmósfera social donde intelectuales, políticos, hombres de negocio, novios, madres y niños se reunían a conversar.

La cocina vanguardista ha roto una serie de mitos en torno al sabor que deben tener los helados. Las frutas dejaron de ser el ingrediente obligatorio y hoy es tal el nivel de creatividad y fusión de sabores, que es posible encontrar helados de albahaca, de tomate, de hierbas y especies diversas; cardamomo, jengibre, lemongrass. De frutas exóticas, de cítricos, de champagne, sauternes, campari, etc… Que completan las cartas de los restaurantes más sofisticados, y cada vez en los hogares, donde recetas para helados caseros son cada vez más comunes.

Consejos para hacer helados caseros

  • Cuando haga helados en casa tenga presente que es fundamental evitar la formación de grandes cristales de hielo. De ahí que tenga que sacar la preparación del congelador repetidas veces y revolverla enérgicamente. La adición de cremas y huevos ayuda a impedir la formación de cristales y mejora la textura y el gusto del helado. Esto será necesario cuando no disponga de heladora.
  • Guarde los helados caseros siempre cubiertos con plástico (pegado al helado) para evitar la contaminación con otros gustos y olores y la formación de cristales en su superficie.
  • Los sorbetes y los helados son preparaciones con altos contenidos de calcio, proteínas, vitaminas y minerales. Desgraciadamente como todas las cosas ricas son altos en calorías.
  • Consuma su helado casero sin dejar que pasen muchos días desde su elaboración, ya que pierden todas sus propiedades con el tiempo. Además tenga en cuanta que lo ha elaborado sin conservantes de ninguna clase.
  • Utilice un cuchara húmeda para servir el helado, le será mas fácil.

Recetas para preparar helados en casa

Granizado de frutilla y tomillo

Ingredientes

  • 2 tazas frutilla y tomillo
  • Base
    • 1 taza de azúcar granulada
    • 1,5 tazas de agua
    • Jugo de limón
  • Para las rejillas
    • 1 taza de leche
    • 4 huevos
    • Media taza de harina
    • 2 cucharadas de aceite de oliva
    • 2 cucharadas de cacao amargo

Preparación de nuestro helado casero

Hervir el agua con el azúcar sólo hasta que se haya disuelto. Retirar del fuego y guardar en el congelador. Hacer un puré de frutillas con la ayuda de una licuadora incorporando la hierba picada.

Vierta el puré en un jarro medidor junto con el almíbar y el jugo de limón. Mezcle y agregue agua hasta completar un litro.

Congele la mezcla extendida en un recipiente de plástico, al menos dos horas hasta que se empiece a formar hielo en los bordes.

Deshacer los cristales de hielos con la ayuda de un tenedor. Puede ser cada 30 minutos por 2 horas o hasta que los cristales de hielos sean muy pequeños.

Para las rejillas

Mezcle todos los ingredientes en la licuadora y forme las rejillas en un sartén de teflón.

Las frutillas se pueden reemplazar por una mezcla de manzana y cidra, de mango y cilantro, o por la fruta de su elección.

Helado de plátano y calabaza

Ingredientes

  • 2 plátanos
  • 300 grs. de calabaza
  • Medio tarro miel de palma
  • Media taza de azúcar granulada
  • 2 tazas de hielo
  • 2 unid. de jugo de limón

Preparación

Cocine la calabaza cortada en cubos. Póngala en agua fría (solo hasta cubrir) junto con el azúcar. Enfriar, licuar y congelar por cuatro horas.

Retire del congelador y vierta la mezcla todavía congelada en una licuadora con el resto de los ingredientes. Congele nuevamente por una hora y sirva acompañado de miel de palma.