Salud

Glosario con algunos términos sobre salud

terminos saludÉste es un diccionario de tópicos básicos que ya deberíamos dominar. Y si no, recorte estas páginas para que los repase de vez en cuando. Le servirán para poner ojo en su propio organismo y para no quedar callada cuando la medicina es un tema en conversaciones sociales.

  • ADN. Base de cualquier célula. Hoy en día las intervenciones en el ADN están relacionadas con la investigación fundamental.
  • Antioxidantes. Casi nueve de diez médicos opinan que éstos desempeñan un papel importante en la lucha contra las enfermedades, porque estaría comprobado que actúan evitando el envejecimiento celular. Muy recetados son el betacaroteno y la vitamina E.
  • Aborto químico. En países liberales se comercializa la mefiprestona, más conocida como RU-486, la píldora abortiva que logra su objetiva en embarazos de hasta ocho semanas, aproximadamente. También se ha probado en investigaciones con la combinación de dos fármacos, el metrotrexate (quimioterápico anticanceroso) y el misoprostol (un protector de la mucosa gástrica).
  • Cáncer de mama. Una de cada ocho mujeres desarrollará un cáncer de mama, la mayoría de ellas durante las últimas décadas de su vida. Casi la mitad puede curarse de la enfermedad.
  • Corazón. La enfermedad cardiológica de las mujeres es más grave que el mismo problema padecido por un hombre. Un infarto de miocardio suele ser más severo en la mujer y, por ejemplo, la cirugía cadíaca tiene más mortalidad en el sexo femenino.
  • Colesterol. Sus niveles también son un factor de riesgo en la mujer. Cuanto mayores son los niveles de HDL (colesterol de alta densidad), mejor. En las mujeres, al contrario que en los hombres, los niveles altos de LDL (colesterol de baja densidad) no son tan relevantes. Exto explica por qué las mujeres están, hasta la menopausia, protegidas contra la enfermedad isquémica cardíaca. Al caer los estrógenos, con el paso del tiempo los niveles de HDL también disminuyen. Tan evidente es dicha asociación que se sabe que las mujeres que se tratan con estrógenos tienen un 50 por ciento menos de riesgo de infarto de miocardio y trombosis cerebral que aquellas que no lo hacen.
  • Cromosomas. El cromosoma X es más grande que el Y, por lo que éste es más susceptible de padecer más patologías. Como el X está repetido en la mujer, si sufre alguna alteración ella puede compensar al cromosoma defectuoso. Pero el hombre, no.
  • Depresión. Considerada como el resfrío común de las enfermedades mentales, es una de las patologías más costosas para los sistemas de salud. Las mujeres sufren entre dos y tres veces más depresiones que los hombres. Al parecer, por estar biológicamente predispuestas a sufrir cambios de ánimo por sus múltiples alteraciones hormonales.
  • Dolores menstruales. Se les conoce como dismenorrea y la padece el 10 por ciento de las mujeres. Cada mes, con la llegada de la regla, los dolores en la zona baja del abdomen se hacen insoportables y amargan por muchas horas a quienes la sufren. Si se trata de una dismenorrea primaria —causada por la existencia de una alta concentración de prostaglandina—, se combate con antiinflamatorios no esteroides, conocidos como AINS. Los analgésicos comunes poco pueden hacer.
  • Dolor sexual. Un 15 por ciento de las mujeres tiene molestia o dolor severo durante el acto sexual, contra un 5 por ciento de los hombres. Las causas pueden ser fìsicas o síquicas. Entre las últimas, la más común es la falta de lubricación de la vagina, provocado por la caída de los estrógenos, hormonas encargadas de producir secreciones vaginales.
  • Ejercicio. El hombre aún no ha modificado su código genético ante el sedentarismo. El ejercicio diario, corriendo un poco, nadando, pedaleando en una bicicleta o subiendo escaleras —todos, ejercicios considerados aeróbico— mejora el metabolismo de los lípidos, aumenta las defensas y protege de las neurosis de la vida moderna. Está científicamente demostrado que los que hacen actividad física viven mejor y mejor que sus congéneres más perezosos.
  • FDA (Food and Drug Administration). Instituto estadounidense de gran prestigio internacional que garantiza que alimentos, fármacos y cosméticos cumplan los requisitos de seguridad, envasado y etiquetado.
  • Fluoxetina. Veintisiete años tiene ya la cápsula rellena de 20 miligramos de clorhidrato de fluoxetina y un poquito de almidón como excipiente, conocida genéricamente como fluoxetina y denominada por algunos optimistas del pasado como la «píldora de la felicidad». Es recetada en casos de depresión. La gran parte de las recetas destinadas a antidepresivos corresponde a fluoxetina.
  • Hierro. Las mujeres necesitan consumirlo en mayor cantidad que los hombres porque mes a mes lo pierden en el flujo menstrual. Deben acumular más calcio también para la etapa de lactancia y como reserva para cuando llegue la menopausia.
  • Leche. Una taza de leche entera contiene 63 calorías. Una semidescremada, 49. Y una descremada, 33.
  • Migraña. Más mujeres que hombres la padecen: 17% de ellas contra 7% de ellos. Existen dos terapias, para el tratamiento agudo y para prevenir. El primero abarca desde analgésicos comunes hasta antieméticos, antiinflamatorios no esteroideos, corticoides, sumatriptan y ergotaminas. En los fármacos de prevención hay varias opciones: antidepresivos, betabloqueantes, antagonistas de las serotonina, anticonvulsivantes y bloqueadores del canal del calcio.
  • Orgasmo. Entre un 5 por ciento y un 15 por ciento de las mujeres nunca ha alcanzado el clímax, y un 75 por ciento rara vez lo consigue en el coito. Las causas pueden ser personales, físicas, síquicas o sociales. Los datos, sin embargo, se oponen a un hecho científicamente demostrado: la mayoría de las mujeres tiene un potencial orgásmico ilimitado.
  • Osteoporosis. Las mujeres mayores de 75 años también se pueden beneficiar de los tratamientos de sustitución o reemplazo hormonal. Los suplementos de estrógenos incrementan la densidad ósea de la columna vertebral y los huesos de la cadera de las mujeres de esta edad, que tienen un alto riesgo de caídas y fracturas.
  • Psicosomático. Existe desde hace unos años la sico-neuro-inmunología, especialidad formada por neurobiólogos e inmunólogos y que investiga sobre las relaciones entre el cerebro y el sistema inmune. Ellos concluyen que las diferentes formas de comportamiento influyen en las células inmunes, aumentando o disminuyendo su actividad. Dormir bien o expresar los sentimientos son actitudes positivas para el sistema inmunitario, mientras que la depresión, el estrés crónico en el trabajo o el insomnio resultan a menudo contraproducentes.
  • Parche anticonceptivo. Compuesto de norelgestromina y etinilestradiol, mide 3,6 centímetros y tiene tres capas de grosor. Sus hormonas están incrustadas en la capa adhesiva y se eran liberan lentamente a partir del momento en que se aplica el parche.
  • Píldora del Día Después. El fármaco más polémico en este país está hecho de levonorgestrel, una hormona que contienen algunos anticonceptivos. Ingerida hasta 72 horas después de una relación sexual no protegida, impide el embarazo.
  • Serotonina. La mujer produce menos serotonina, una sustancia que equilibra el humor. Es, además, el neurotransmisor del bienestar sobre el que actúan los antidepresivos. Y como las mujeres son más sensibles a los cambios en los niveles de serotonina, reaccionan mejor a los fármacos que influyen sobre esa sustancia.
  • Tabaco. Para mantener una piel fresca y lozana, no fume. Está comprobado que las mujeres fumadoras son tres veces más propensas a tener arrugas que las no fumadoras. El envejecimiento se debería a la acción deshidratante e irritante del humo, y a que, probablemente, el tabaco daña los vasos capilares y el tejido conjuntivo encargados de dar elasticidad a la piel.
  • Testosterona. Erróneamente, muchos piensan que la testosterona es patrimonio exclusivo de los hombres. La evidencia científica señala que con la llegada de la menopausia, algunas mujeres sufren un descenso excesivo de testosterona en la sangre, lo que les disminuye el deseo sexual. Dosis adicionales de la hormona restablecen el nivel normal de la libido.
  • Vida. El promedio de vida de las mujeres es 75 años. El de los hombres, 68. Las proyecciones para el 2025 señalan que ellos vivirán hasta los 70 años, y las mujeres, hasta los 77.