Compartir

fractura huesoLas Fracturas oseas se definen como la ruptura o solución de continuidad que se produce en un hueso que es sometido a una fuerza excesiva.

Los huesos son estructuras rígidas que ceden un poco si se les aplica una fuerza, cuando esta fuerza se detiene, el hueso retorna a su estado original. Si la fuerza es mayor y excede a la resistencia del hueso, se produce la fractura.

Las fracturas pueden localizarse en el sitio del impacto o en algunas ocasiones la fuerza actuante es trasmitida a otro sector del hueso mas vulnerable determinando una lesión alejada del sitio del traumatismo.

¿La gravedad de las fracturas es igual para todas?

Existen distintos tipos de fracturas, los dos grandes grupos en que se dividen son en fracturas cerradas en las cuales el hueso fracturado no se comunica con el exterior y en fracturas expuestas que son aquellas en las cuales la zona del hueso fracturado se encuentra en comunicación con el exterior a través de una herida en la piel. Son consideradas de mayor complejidad por el riesgo que tienen de infección del hueso y del tejido que lo rodea, y generalmente son producidas por impactos de alta energía.

Existen además la llamadas fracturas patológicas que se producen por traumatismos mínimos o esfuerzos en huesos previamente alterados por alguna enfermedad que ha disminuido la resistencia del hueso como por ejemplo infecciones, tumores óseos, metástasis, osteoporosis etc.

¿Cómo se manifiestan las fracturas?

Una fractura se manifiesta por dolor en la zona afectada, edema (hinchazón) y en algunas ocasiones limitación para los movimientos. Si los fragmentos óseos están desplazados se puede observar la deformidad del miembro y puede además haber exposición de un fragmento óseo a través de una herida en la piel.

Para el diagnóstico se requiere de un examen médico y de un adecuado estudio radiológico y dependiendo del tipo de fractura , localización etc. el especialista decidirá si es necesario realizar otros estudios.

¿Cuál es el tratamiento de las fracturas oseas?

En el lugar del accidente es importante la inmovilización del miembro afectado disminuyendo así el dolor y además se evitan los movimientos de los fragmentos óseos, ya que éstos movimientos pueden causar daños adicionales a los tejidos de alrededor como nervios, vasos sanguíneos etc. Si se trata de una fractura expuesta se debe cubrir la herida con ropa, sábanas o gasas limpias , inmovilizar, y colocar si es posible el miembro en alto para disminuir así el sangrado y la inflamación.

Los métodos de tratamiento van a depender de la severidad de la fractura, si es expuesta o cerrada, del hueso que esté fracturado y de las características del paciente.

Una fractura sin tratamiento tiene una gran probabilidad de que el proceso de curación (Consolidación o formación de callo óseo) fracase; pero si la consolidación se produce, los fragmentos pueden haber quedado en mala posición pudiendo producir posteriormente dolor y limitación de la movilidad.

En términos generales el tratamiento de una fractura se basa en:

  1. Reducir los fragmentos óseos que significa colocar las partes del hueso fracturado en su posición original
  2. Inmovilizar con yeso o mediante tratamiento quirúrgico inmovilizar con materiales de osteosíntesis como tornillos, placas, clavos etc.
  3. En caso de fracturas expuestas, es necesario además de lo anterior, el lavado y la exploración de la zona lesionada en el quirófano y tratamiento con antibióticos.
  4. Realizar ejercicios de rehabilitación para restaurar la fuerza muscular, movilidad y flexibilidad de las articulaciones.

Es fundamental tener en cuenta que el éxito del tratamiento depende también de la cooperación del paciente.

¿Cómo prevenir las fracturas oseas?

Es fundamental mantener un hueso sano para que sea mas resistente a las fuerzas capaces de producir una fractura. El calcio es muy importante en el crecimiento, desarrollo y mantenimiento de la resistencia de los huesos.

En las mujeres los estrógenos regulan el uso del calcio en el cuerpo. Después de la menopausia cuando la mujer produce menos estrógenos la regulación del calcio se hace difícil, produciéndose la osteoporosis, por esto es importante que la mujer logre tener los huesos lo mas resistente posibles antes de la menopausia con una dieta rica en calcio y actividad física adecuada. Durante y después de la menopausia es necesario la consulta médica y evaluar la posibilidad de requerir algún tratamiento para la osteoporosis.

Los huesos también son mas resistentes si la persona realiza ejercicios regularmente ya que esto estimula la regeneración ósea. Los huesos de las personas inactivas tienen menos densidad ósea y se fracturan con mayor facilidad, por esto es necesario que las personas de edad avanzada traten de mantenerse activas.

Además es necesario la prevención de accidentes.