Compartir

fiebre alta en niñosEl ser humano mantiene una temperatura corporal de 37·C aproximadamente, aunque existen circunstancias (como el ritmo circadiano), que pueden aumentar dichos valores 0,6-0,8ºC). El ejercicio, climas muy calurosos, exceso de abrigo pueden subir la temperatura a cifras superiores a 38ºC; especialmente en los niños.

La fiebre es una elevación de la temperatura corporal por encima de las variaciones diarias normales. Se reconoce como fiebre a la temperatura axilar superior a 37.2ºC, temperatura bucal superior a 37.8ºC y temperatura rectal superior a 38ºC, pero como ya mencionamos, los valores de temperatura corporal pueden fluctuar por varias razones, llegando a temperaturas de 38ºC que no son consideradas fiebre.

¿Qué produce la fiebre alta en niños y otras personas?

La fiebre en el ser humano puede ser desencadenada por procesos infecciosos (virus, bacterias, hongos, toxinas bacterianas, antigenos, etc), inflamatorios (enfermedades del tejido conectivo, traumatismos) y tumores.

Durante un cuadro infeccioso se liberan sustancias llamadas pirógenos endógenos que actúan a nivel del hipotálamo provocando fiebre. La fiebre pondría en marcha un conjunto de mecanismos hormonales, metabólicos y endocrinológicos destinados a combatir la infección. Durante un cuadro febril el niño aumenta su frecuencia cardíaca, respiratoria; puede presentar cefaleas, nauseas, vómitos, dolor abdominal, delirio y hasta convulsiones.

Aunque la elevación de la temperatura es considerada importante en la inducción de las convulsiones, no se han encontrado estudios que demuestren en forma convincente el valor de la terapia antipirética en la prevención de las convulsiones febriles recurrentes. Se conoce bien en la actualidad el carácter benigno de las convulsiones febriles.

Las temperaturas que presentan los niños no suelen pasar los 40ºC en toma rectal y esta cifra no es peligrosa excepto en ciertas circunstancias como niños con neumopatías graves, enfermedad cardíaca cianozante, enfermedad del sistema nervioso central y patología metabólicas en las cuales estaría indicado utilizar terapia.

¿Cuándo sospechar que el niño tiene fiebre alta?

  • Cuando se le siente caliente al tacto (especialmente el cuello y la cabeza, mientras las manos y los pies estan fríos).
  • Cuando pierde súbitamente el apetito.
  • Cuando vomita la última comida habitual (un niño que no es vomitador).
  • Cuando pasa mala noche (un niño que usualmente duerme bien).
  • Cuando un niño usualmente activo deja de moverse y jugar.
  • Cuando inexplicablemente esta decaído o somnoliento de día.

¿Cómo maneja la alta temperatura?

  • El termómetro de mercurio es un excelente método para constatar la temperatura.
  • Si el niño tiene menos de 5 años se puede comenzar tomando la temperatura en el hueco de la axila, y si marca por encima de 37,2°C, es sospechoso de fiebre y se debe corroborar con temperatura rectal.
  • Si el niño tiene mas de 5 años es mejor tomar la temperatura bucal.
  • Se considera que hay fiebre cuando el termometro en la boca o en el recto marca por encima de 38°C.
  • Las conductas que han demostrado ser mas útiles y eficaces para disminuir la fiebre son: exponer la superficie corporal, aumentar la suplementación de liquidos por vía oral, baños de inmersión o con esponjas con agua tibia, pero la mayor eficacia se ha demostrado con la asociación de alguno de los medios físicos descriptos con un fármaco antipirético.

¿Cuándo es necesario consultar con urgencia con el médico?

  • Si es menor de 2 meses.
  • Si el niño llora inconsolablemente.
  • Si es dificil de despertar.
  • Si esta confuso o delirante.
  • Si presenta una convulsion.
  • Si tiene manchas en la piel.
  • Si la fiebre es superior a 40°C y no baja a pesar de haber implementado las medidas pertinentes para descender la temperatura.
  • Si a pesar de haber bajado la fiebre el niño persiste con irritabilidad, tendencia al sueño, llanto, aumento de la respiracion, o algun otro sintomas o signos de la fiebre.
  • Si le cuesta respirar o se queja o puja ritmicamente con la respiracion.
  • Si se trata de un niño desnutrido o se conoce que tiene una enfermedad importante del corazon, los pulmones, los riñones, diabetes, etc.