Compartir

fantasias sexuales mujer¿Tienes fantasías sexuales? ¿Te preocupa depender de ellas para alcanzar el placer? Las fantasías sexuales son normales, inofensivas y saludables. Relájate y disfrútalas.

Según la sexóloga Wendy Maltz, las fantasías sexuales en la mujer son de dos tipos: las noveladas, que siguen una historia con argumento, personajes y escenario; y las no noveladas, en las que la atención se centra en impresiones sensoriales asociadas a las primeras experiencias en las que se registró placer.

Las fantasías noveladas más comunes pueden agruparse en temas en los que la mujer adopta diferentes papeles. Por ejemplo:

  • La hermosa doncella deseada. Se imaginan escenas de esclavitud o de sexo en grupo, donde ellas son el objeto de deseo. El hecho de que el otro lo haga todo, les permite no avergonzarse de participar. Son objeto pasivo del deseo del otro. Desean ser deseadas. Pero nunca se ven dañadas o heridas. Esta fantasía responde a una imagen cultural donde a la mujer se le reprime su deseo para ser el objeto de deseo del hombre.
  • La víctima. La protagonista de esta historia es sexualmente pasiva, pero lo que le excita es el miedo y la humillación. Esta fantasía puede suponer un intento de resolver experiencias pasadas. Con frecuencia, estas mujeres han tenido una historia con violencia sexual. También puede suceder que en un ambiente muy represor, la mujer se sienta culpable y se autocastigue en la fantasía.
  • La dominadora. En este tipo de fantasías sexuales la mujer le excita el control erótico que tiene sobre los que participan en ella. Es una de las fantasías masculinas más populares de la pornografía sadomasoquista, donde el hombre quiere ser dominado. Esta escena se reproduce para vencer agravios sexuales pasados, pero se toma el papel opuesto al de víctima.
  • La voyeur. La mujer se coloca como espectadora de una escena, lo que le permite distanciarse de su propia fantasía y ser pasiva sexualmente.
  • La amada. La mujer imagina un escenario donde comparte con su pareja juegos que excitan a los dos por igual.

Las fantasías no noveladas son aquéllas en las que las impresiones sensoriales provocan la excitación y el clímax. Son infinitas y esconden un mensaje cifrado que tiene relación con el mundo emocional de su protagonista.

Pilar tiene una fantasía que le desconcierta un poco, pero que le ayuda a tener una relación sexual estupenda. Se imagina andando de forma provocativa por la barra de un bar. Hace un “streap-tease” y varios hombres sin cara la miran hipnotizados.

Pero como su fantasía no le molesta en su relación actual, sino que estas fantasías sexuales en la mujer le ayudan a conseguir más satisfacción, ha dejado de preocuparse pensando que la fantasía está al servicio de promover una mejor sexualidad. En efecto. Pilar siempre tuvo una relación algo distante con los hombres.

Creía que tenía que hacer un gran esfuerzo para mantener su atención. Éste es el motor que promueve su fantasía, cuyo mayor placer lo encuentra en esa exhibición de su cuerpo. Si consigue ser mirada con deseo por otros se siente más segura con su actual pareja.