Compartir

expresar amorTransmitirle confianza, apoyar sus iniciativas y protegerle de aquéllas que pueden ser peligrosas es lo fundamental para expresar amor a tus hijos. Ellos sabrán reconocerlo.

La importancia de saberse querido 

Un niño se siente querido cuando es comprendido y aceptado, y cuando sabe que se le dice la verdad, lo que sucede cuando el adulto se relaciona adecuadamente con él y lo respeta como persona.

¿Por qué algunos niños se calman en los brazos de unas personas y se excitan o lloran en los de otras? Porque sienten que algunos adultos los aman y otros no. Los niños son especialmente sensibles para reconocer el cariño.

El adulto expresa amor a un niño cuando le transmite confianza en sí mismo y apoya todas sus iniciativas, aunque protegiéndole de aquéllas con las que podría dañarse. El niño carece de recursos para dominar sus pulsiones, de modo que cuando hace algo ‘malo’ está intentando dominar el mundo y saber hasta dónde puede llegar en él.

La verdad y la generosidad, básicas

Se le expresa amor diciéndole la verdad, dejando que se vaya separando cada vez más de nosotros sin hacerle chantajes sentimentales para que se quede a nuestro lado. Hay que dejarle ir cuando lo desea y estar allí cuando nos necesita.

El amor hacia un niño tiene lugar cuando el adulto es generoso y respeta sus deseos y su libertad. Decirle a un niño que se le quiere, mientras se minusvaloran sus iniciativas o se le trata como si fuera más pequeño de lo que es, no sirve de nada.

Esta actitud no le ayuda mucho. El niño registra más lo que no se le dice que lo que se nombra. Las palabras de amor sólo funcionan cuando van acompañadas de actos que las confirman.

¿Cuándo demostrárselo y expresar amor por tus hijos?

  • Si hemos hecho las paces con nuestra infancia y hemos llegado a querernos a nosotros, entonces no tendremos prejuicios sobre los niños. 
  • Cuando no rivalizamos con él por el amor de otro adulto. 
  • Si escuchamos lo que le ocurre y respetamos su cuerpo y su personalidad. 
  • Cuando le prestamos las palabras adecuadas para que entienda qué le ocurre. Si se tranquiliza o supera la tristeza, es porque le hemos ayudado. 
  • Cuando le ponemos límites si se siente desbordado.