Compartir

caída peloCada persona posee normalmente entre 125.000 y 150.000 cabellos. Diariamente perdemos alrededor de 100 cabellos aunque en ocasiones se sobrepasa esta cantidad con creces, y he aquí cuando podemos presentar problemas de caída del pelo, alopecia.

Existen diversas causas por las que se nos cae el pelo, para evitarlo o intentar mitigarlo debemos cuidarnos y seguir algunos consejos.

Una mala alimentación, una dieta pobre y a deshora puede hacer sufrir a nuestros cabellos. Llevar el pelo atado con gomas o pinzas con mucha presión, los procesos gripales o de infección, el embarazo, el estrés, una mala higiene del cabello, dormir poco y mal además de tener poca circulación, cambios hormonales o tener condiciones hereditarias pueden ser la causa de la caída del cabello entre otras.

Cuidados para evitar la caída del pelo

Al igual que el resto de nuestro cuerpo para lucir un buen cabello debemos cuidarlo, protegerlo y evitar su caída.

Debemos mejorar nuestra alimentación, introducir a nuestra dieta:

  • Verduras ricas en hierro como espinaca, acelga, rúcula, etc.
  • Las carnes rojas nos darán las proteínas necesarias, aunque hay que tener cuidado ya que en exceso puede acarrear problemas de salud. Evita el abuso de grasas.
  • Frutos secos.
  • Legumbres y hortalizas.
  • Frutas, sobre todo el plátano y el aguacate.

Evita la exposición prolongada al sol y al agua salada.

Elige muy bien los productos para tu cabello, algunos geles, champús etc., pueden ser demasiado agresivos, evita los productos químicos.

A la hora de secarlo presionar la toalla sobre el pelo y dejarla absorber el agua sin zarandearla sobre el cuero cabelludo, el pelo está más débil en este momento y es muy fácil que se caiga si lo forzamos.

Seca tu pelo al aire libre. Evita los secadores y el agua muy caliente.

Remedios contra la caída del pelo

  • Aplicar aloe vera mediante un masaje ayuda a frenar la caída del pelo.
  • Tomar té verde.
  • Masajea tu cuero cabelludo así lo ayudaras a mejorar su circulación.
  • Frotarse infusión de ortiga o de guayaba sobre el cuello cabelludo.
  • Masajes con aceite de almendras.
  • Aplícate una mascarilla de 3 yemas de huevo y una taza de cerveza, sobre el cabello, tras media hora lavar el cabello.

Causas de la alopecia o caída del pelo

La caída del pelo es mal que aflige a muchas personas, no porque implique un daño para la salud, más bien porque genera muchas inseguridades, siendo por tanto en muchas ocasiones más un psicológico que físico. Sin embargo la caída del pelo o alopecia puede ser un síntoma de un mal mayor.

Algunas de las principales causas de la alopecia son:

  • Herencia: antecedentes familiares de poco pelo o la alopecia androgenética (calvicie) es motivo de consulta frecuente, sobre todo en hombres, por razones estéticas.
  • Factores hormonales: aumento de los andrógenos (hormonas sexuales masculinas) en mujeres o hiperandrogenismo, alteraciones de la función de la tiroides.
  • Déficit nutricional, anemia y también exceso de consumo de vitamina A. Las mujeres que sufren de menstruaciones muy abundantes, con mucha hemorragia, la falta de fierro provoca anemia que, a su vez, produce pérdida abundante de pelo.
  • Medicamentos: antineoplásicos, anticoagulantes y otros.
  • Enfermedades debilitantes o febriles.
  • Estrés: es la primera causa de alopecia entre mujeres y hombres jóvenes.
  • Condiciones fisiológicas o naturales como el post-parto y la lactancia.

La pérdida de cabello: preocupación estética para ellos

La pérdida del cabello es, sin duda la mayor por no decir la única preocupación estética de muchos hombres de todas las edades. Para muchos varones, la calvicie va indisolublemente asociada a envejecimiento y pérdida de atractivo, y sufren la pérdida de cabello con un sentimiento de frustración y angustia.

En determinados casos, la negativa a aceptar una situación irreversible lleva a muchos hombres a escuchar las falsas promesas de verdaderos charlatanes que prometen devolver el cabello perdido a cambio de vaciarles los bolsillos.

Otros intentan negar el problema y optan por complicadas ingenierías capilares para intentar taparse la frente con los cabellos de la nuca, una táctica que suele quedar desbaratada al primer golpe de viento. Otros pocos más bien es verdad que cada vez menos recurren al postizo.

Es perfectamente lícito intentar perder la menor cantidad de pelo posible y luchar por conservar los cabellos que quedan, pero sin caer en la obsesión y los complejos, que pueden convertirse en un problema infinitamente mayor que la propia calvicie.

Se puede ser calvo y atractivo. O mejor dicho, no se deja de ser atractivo por tener más o menos pelo, y ahí están Bruce Willis, Sean Connery o Ed Harris, entre otros, para demostrarlo. El magnetismo personal, la simpatía, la elegancia y la inteligencia se encuentran dentro de la cabeza de los caballeros, no encima.

La alopecia o calvicie masculina afecta a casi el 70% de los hombres y en más del 90% de los casos se debe a un factor genético: se hereda la predisposición a la calvicie al igual que el color de los ojos o del pelo.

Pero si la alopecia fuera sólo una cuestión de herencia, también las mujeres la padecerían.

La razón de que el problema afecte casi en exclusiva a los hombres es que los andrógenos u hormonas masculinas, como la testosterona, debilitan el cabello en determinadas zonas –las entradas, la coronilla y la parte superior de la frente. Ambos factores combinados, el genético y el hormonal, provocan la alopecia.

Los cabellos que se pierden a causa de la alopecia androgenética no se vuelven a recuperar, pero hay otras manifestaciones de la alopecia que no tienen nada que ver con las hormonas masculinas y que pueden afectar tanto a hombres como a mujeres.

Estas pérdidas de cabello suelen deberse a patologías concretas, reacciones a medicamentos y, muy frecuentemente, a situaciones de estrés o depresión, así como a los cambios hormonales provocados por el embarazo y el posparto en las mujeres.

En estos casos las calvas aparecen de forma aleatoria en la cabeza y, con los tratamientos adecuados suele recuperarse el cabello perdido una vez eliminada la causa que generó su caída.

Luchar contra la calvicie: alternativas y sugerencias

A diferencia del pasado, hoy los nuevos tratamientos contra la calvicie ofrecen aceptables resultados. Aquí podrá leer sobre algunos  los factores que contribuyen a la calvicie, las alternativas actuales y sugerencias para evitar que el cabello nos diga adiós demasiado pronto.

¿Qué propicia la caída de cabello?

Pueden ser causas adquiridas o heredadas. Entre las adquiridas, figuran las fisiológicas como el estrés, el uso de medicamentos como la quimioterapia, enfermedades como la sífilis o la tuberculosis, o el embarazo.

Dos meses después de dar a luz muchas mujeres pierden gran cantidad de cabello, pero lo recuperan cuatro meses después.

Las causas heredadas, sin embargo, son las más frecuentes. Hijos de padres calvos, probablemente también lo serán en el futuro.

¿Por qué afecta más a los hombres que a las mujeres?

La causa exacta se determinó hace más de cinco años. Al investigar detenidamente el flujo de testosterona (hormona masculina) en la sangre, se descubrió que, al contacto con la enzima 5-alfa reductasa, ésta se convierte en dihidrotestosterona, DHT.

Ahora se sabe que el DHT afecta a los folículos pilosos genéticamente propensos, los cuales se debilitan a medida que pasa el tiempo y son más expuestos a la DHT.

Esta degeneración de los folículos contribuye a que los cabellos duren menos tiempo, crezcan cada vez más delgados y débiles, hasta que el folículo muere. Cerca de 90 por ciento de los casos de pérdida de cabello se produce por esta causa.

¿Cuáles son las zonas más vulnerables?

La distribución de los folículos propensos al DHT varía de persona a persona, pero la mayoría de los hombres tiene sus folículos más débiles en la frente y en la coronilla.

¿A qué edad se presenta la pérdida del cabello?

Varía, en una fase temprana puede iniciarse a los 20 años, mientras en una fase tardía puede presentarse a los 40 años.

Las mujeres lo pierden por la misma razón que los hombres, pero a una escala muchísimo menor porque la cantidad de testosterona en el organismo femenino es mínimo.

¿Por qué el estrés contribuye a su caída?

Una situación estresante que se mantiene por mucho tiempo, provoca una compresión de los capilares, pequeños conductos por donde fluye la sangre llevando sustancias nutritivas al cuero cabelludo. El estrés impide la adecuada irrigación lo que provoca finalmente la caída del cabello.

¿Es cierto que la melena se renueva constantemente?

Así es. En general no hay que preocuparse si notamos una caída temporal de un poco de cabello cuando lo lavamos o lo peinamos. El cabello pasa por etapas marcadas. Debido a procesos fisiológicos normales, se puede mantener estacionario, pero también puede caerse para ser reemplazado por nuevo.

¿Cuándo preocuparnos?

En el caso del hombre, cuando notamos un aumento considerable de grasa, seborrea, caspa o sudoración en el cuero cabelludo. Son síntomas que no hay que ignorar y que están muy ligados a la pérdida de cabello. Por eso es muy importante controlar la grasa y la caspa para ayudar a que esta calvicie se detenga o sea más lenta.

La correcta limpieza del cabello, en este sentido, es muy importante. No es cierta la creencia de que lavarlo todos los días propicia su caída. Si su cabello lo amerita, hágalo diariamente con champús suaves y para su tipo de pelo. Lo esencial en estos casos es mantenerlo limpio.

¿Cuántos cabellos se caen diariamente?

Aproximadamente 100, pero nacen una cantidad similar. Existe un equilibrio entre los que nacen y los que se caen. Cuando este equilibrio se rompe entonces comienza a aflorar la calvicie.

¿El uso de las secadoras es perjudicial?

El cabello no se cae por ciertos hábitos de limpieza o estética que acostumbramos. La secadora, mouse , gel, laca, fuerte caída del chorro de agua para enjuargarlo o determinados champús, no son condiciones que contribuyan a su caída. De ser así, las mujeres perderían tanto cabello como los hombres adultos.

¿Es posible controlar la caída del cabello?

Se ha avanzado mucho en el conocimiento de la fisiología y mecanismo de la caída del pelo. Han mejorado notablemente los diagnósticos de laboratorio que ayudan a determinar las enfermedades que contribuyen a su pérdida.

Si usted nota que está perdiendo cabellos en cantidades anormales recurra al dermatólogo porque la causa puede ser una enfermedad tratable con medicamentos.