Compartir

evitar episiotomia masaje perinealLa episiotomía es lo más temido a la hora del parto entre las mujeres. Las cifras desvelan que lamentablemente se usa y según la OMS, demasiado. Dos de cada tres mujeres españolas la sufren en el parto y para la Organización Mundial de la Salud, está práctica supera un 60 por ciento el umbral de lo que sería necesario.

La incisión que se realiza en el periné se hace para abreviar el parto y facilitar la salida del bebé. Su secuela son infecciones, pérdidas de orina y problemas en las relaciones sexuales.

Para evitar la episiotomía hay que prevenir y la mejor manera es ejercitar el suelo pélvico. Una buena forma es el masaje perineal.

El masaje facilita la abertura de la zona perianal en el momento del nacimiento y puede ayudar a evitar, no es garantía de que la evite, la episiotomía.

Vamos a explicaros los pasos para hacer un masaje diario que puede durar hasta cinco minutos. Es importante que no se sienta dolor y lo puede realizar la embarazada o su pareja.

El primer paso es aplicar calor en la zona con un masaje, con aceite o lubricante, e introducir el dedo pulgar dentro de la vagina y presionar hacia abajo con un movimiento de vaivén.

Estos son los pasos para hacer un masaje perineal:

  • La posición es semisentada o en cuclillas, apoyada sobre la pared o en cualquier posición cómoda.
  • Hay que aplicar compresas calientes en el periné o tomar un baño caliente (10 minutos).
  • Si se realiza automasaje, debe utilizarse el dedo pulgar. Si es la pareja quien lo realiza, debe utilizar los dedos índice y corazón.
  • Utilizar un lubricante en los dedos (aceite de oliva, aceite de germen de trigo, aceite para realizar masajes).
  • Colocar los dedos dentro de la vagina unos 3 a 4 cm. Hay que empujar el periné hacia abajo y hacia los costados de la vagina con un masaje firme, pero con cuidado.
  • Hay que mantener la presión durante 2 minutos.
  • Coger esta zona entre el dedo pulgar y los dedos opuestos y realizar un movimiento de vaivén durante 3 a 4 minutos.

Si a pesar de esto al final no hemos podido prevenir la episiotomía aquí puedes ver los cuidados necesarios.