Compartir

estrés y organización

No es raro encontrarnos en días en los que el estrés puede con nosotras, sientas el agobio e incluso el malestar por no llegar. La cuestión es ¡No te faltan horas, te falta organización!

Pero todo tiene solución. No es una cuestión de optimismo, de ver de una forma constante el vaso medio lleno. Es una cuestión de beberse el vaso y llenarlo de nuevo. Y ésto se traduce en “cambia el chip”

Compra una agenda. Por la noche anota qué tienes que hacer al día siguiente, llénala de borrones. No te pongas fechas inamovibles en ella. Si no puedes hacer algo en algún momento hazlo simplemente más tarde o anotalo para mañana. Pero siempre sé consecuente con tu ritmo. No te marques mil cosas.

Cuando hagas una tarea, estudiar, trabajar por tu cuenta, … Tómate pequeños respiros. Ejemplo:

  1. Ponte una alarma. (En el móvil, en el reloj…)
  2. Si estudias (como otra cualquier tarea continua) hazlo durante 40 minutos.
  3. Salta la alarma y relájate durante 10 ó 15
  4. Después continua otros 40.

Si tienes momentos más estresantes cuida mucho más tu alimentación. Alimentos como la Vitamina C para las defensas con el betacaroteno (zanahoria) combaten los radicales libres. Sumplementos alimenticios o minerales como el Magnesio que ayudan a tu sistema nervioso. Y si tienes alguna duda acude a un profesional de la rama.

Un día a la semana tiene que ser tuyo. Haz ejercicios para liberar tensiones, ponerte en forma, eliminar toxinas. A veces es incómodo ir solo. Pagar cuotas excesivas en gimnasios donde no sabes qué hacer. Existen entrenadores personales.

Crea ambiente saludables. Antes de dormir aléjate del móvil. Hazte un bol de palomitas y disfruta de una buena película. Ponte velas, incienso y desconecta.

No acudas a la ligera a pastillas para descansar. Existen diferentes tipos de beneficios naturales. La melisa para la depresión, el espino blanco para las palpitaciones cardíacas, la valeriana para dormir mejor…

Y sobre todo piensa en ti. Antes que tu trabajo, antes que tus estudios antes que cualquier cosa de tipo banal estás tú. Así que cuidarse no lo veas como quitarte esas “horas” tan necesarias. Sino en una inversión en llevarlas a cabo con mejor y más eficacia.