Compartir

flacidez de la pielLa pérdida de nitidez en el óvalo de la cara y la aparición del doble mentón dan la señal de alarma. Si a partir de los 25 o los 30 años, la principal preocupación de las mujeres en el campo de la estética es la aparición de las primeras arrugas, llegados los 40, luchar contra la flacidez de la piel es el objetivo.

Las cremas o sueros de efecto ‘lifting’ aportan ingredientes tensores capaces de corregir y retrasar ese deterioro, aunque con limitaciones. También son eficaces los masajes, tanto en casa, al aplicarse la crema antiedad o el suero, como en un instituto profesional.

Un buen drenaje, frente a la retención de líquidos, que provoca en muchas ocasiones la hinchazón del rostro, también es muy importante. Muchos productos tensores contienen té verde, cafeína o ruscus, de efecto desinfiltrante y drenante, y shiitaké, un hongo muy utilizado en China y Japón como tónico revitalizante porque combate el envejecimiento de los tejidos.

Por qué se cae la piel

Cuando la piel pierde elasticidad y tonicidad decimos que está flácida. Esto ocurre porque las fibras de colágeno y elastina que forman la dermis (la capa interna de la piel que se encuentra bajo la epidermis) se relajan por varios procesos metabólicos inherentes a la edad. Es un proceso degenerativo, ‘elastosis cutánea’, que produce atonía, distensión y laxitud del tejido conjuntivo. La fuerza de la gravedad también juega un papel negativo en la lucha contra la flacidez.

La piel queda floja y da la sensación, al cogerla con los dedos, de que se ha despegado de los tejidos subyacentes. El mejor tratamiento contra la flacidez de la piel es preventiva, es decir, evitar que se degenere el tejido conjuntivo protegiendo las fibras de sostén.

También ocurre con los cambios hormonales que se producen en torno a la menopausia, que el azúcar se acumula en la piel y vuelve rígidas las fibras de colágeno, que así pierden su flexibilidad. En el cuello, el relajamiento cutáneo se hace más visible. Aparecen los pliegues y la piel se distiende, como si se hubiera despegado del tejido.

Una buena técnica para luchar contra la flacidez de la piel

  • Extiende el producto tensor en la frente, el contorno de los ojos, las mejillas, el contorno de los labios, el mentón, el óvalo y el cuello.
  • Teclea con las yemas de los dedos por todo el rostro y el cuello, en sentido descendente y ascendente es la mejor manera de utilizar un productor a la hora de luchar contra la flacidez.
  • Presiona el rostro con las dos manos, primero el centro de la cara hacia el exterior, después desde la frente hasta el cuello.
  • Deja actuar el producto unos instantes y después aplica la crema de tratamiento habitual.