Compartir

estiramientos después del ejericicoTan importante como calentar los músculos antes de empezar cualquier actividad física es destensarlos al finalizar. Con los estiramientos acabarás más relajada y, además, evitarás lesiones. Según las zonas que hayas trabajado, debes actuar de una forma determinada.

Estiramiento del cuello. Sentada, baja la cabeza hacia un lado y sujétala ligeramente con la mano contraria. Simultáneamente, baja el hombro contrario para intensificar el estiramiento. Repítelo hacia el otro lado.

Estiramiento del pectoral. De pie, con los hombros hacia abajo y el abdominal contraído, agárrate las dos manos en la espalda. Debes sentir el estiramiento en el pecho.

Estiramiento del flexor de la cadera. Tumbada de lado, agarra un pie con la mano y empuja la cadera hacia delante, sin tirar del pie. Notarás una ligera tensión en la parte superior del muslo. Repítelo del otro lado.

Estiramiento de isquiotibiales. Sentada en el suelo, extiende una pierna hacia adelante y mantén la otra flexionada. Con los hombros abiertos, como cuando estas de pie, flexiona el tronco hacia adelante. El estiramiento lo notarás en la parte trasera del muslo. Cambia de pierna.

Estiramiento de gemelos. De pie en un escalón, deja caer un talón hacia abajo. Hazlo con las rodillas estiradas y flexionadas, con ambas piernas.

Estiramiento de tríceps. De pie o sentada, pon la mano derecha encima del hombro derecho con la palma mirando hacia delante. Empuja el codo un poco hacia atrás para intensificar el estiramiento pero sin forzarlo demasiado. Repítelo en el otro lado.

Estiramiento de la espalda. De pie, flexiona el tronco hacia adelante mientras agarras las piernas con las dos manos. Empuja también la espalda hacia adelante. Este ejercicio relaja mucho cuando te duelen los riñones.

Estiramiento de los glúteos. Sentada, con la pierna derecha flexionada sobre la izquierda, mueve el tronco hacia ese lado, manteniendo los dos glúteos en el suelo en todo momento. Repítelo hacia el otro lado, cambiando la posición de las piernas.

Estiramiento de la parte exterior de la cadera. Tumbada boca arriba, flexiona la pierna derecha y pon la izquierda encima. Acerca la rodilla derecha hacia el tronco para intensificar el estiramiento. Cambia de lado.