Viajar

Senderismo en España: Principales rutas de pequeño recorrido

senderismoEl senderismo en España creció con los senderos de Gran Recorrido, los populares GR, itinerarios de más de 50 kilómetros distribuidos por etapas que pueden alcanzar los 600 kilómetros como la senda transpirenaica o GR 11.

A la sombra de estos grandes trayectos ha surgido una densa red de itinerarios más reducidos aptos para recorrerse en pocas jornadas o en un fin de semana. Son los senderos de Pequeño Recorrido (PR). Con una longitud inferior a los 50 kilómetros, siguen la filosofía de sus hermanos mayores. Se ciñen a un entorno más concreto, un valle, un parque natural, marcan el trayecto hasta algún punto de interés, en ocasiones son circulares y en muchos casos sirven de complemento o variantes alternativas a los GR con los que enlazan. Su número se ha multiplicado de forma espectacular en los últimos años. Aquí repasamos algunas de las zonas más importantes de rutas de pequeño recorrido sin agotar el repertorio de una intrincada maraña de rutas que se acerca a las trescientas en toda España.

Cataluña fue la primera comunidad en adaptarse a las normas del senderismo internacional y es hoy la región con mayor número de itinerarios, casi un centenar, que completan más de 1.400 kilómetros. Desde los recorridos de montaña por el valle de Arán o el parque nacional de Aigües Tortes, cercanos al GR 11, hasta las sierras de Monserrat, del Cadí o el paraje volcánico de la Garrotxa y la ribera del Ebro, no existe una zona de Cataluña sin senderos señalizados.

Aragón le sigue muy de cerca. Los altos valles pirenaicos ofrecen un marco inigualable para organizar rutas de montaña de escasa dificultad. La zona del Alto Esera y de Benasque en el oriente de Huesca reúne una veintena de itinerarios alrededor de pueblos como Castejón de Sos o Cerler. El valle de Echo reúne recorridos cobijados en su mayoría por bosques de hayas que lo convierten en un destino apropiado durante el otoño. La estribaciones pirenaicas, en las cercanías de Jaca y de Biescas o la Ribagorza proponen itinerarios de hondo carácter cultural o ascensiones de dificultad media como la subida a la peña Oroel. La mancomunidad del Mezquín en Teruel conserva cuatro interesantes recorridos por parajes de tradición agrícola donde disfrutar de los campos de olivos, almendros y pinares.

Los suaves valles navarros y su paisaje jalonado de extensas zonas boscosas son un referente imprescindible dentro del senderismo en España. Sólo esta pequeña comunidad encierra 800 kilómetros de senderos de pequeño recorrido que se entrecruzan en torno al viejo trazado del ferrocarril de Plazaola en los valles de Larraun, Araiz y Leizarán o que recorren los valles de Aezkoa, del Bidasoa y el Baztán. Muchos de estos itinerarios, perfectamente acondicionados, pueden hacerse también en caballo o en bicicleta de montaña.

El Parque Natural de Urkiola y la comarca de Gorbeialdea, en Vizcaya, configuran la red mas extensa de senderos del País Vasco. En Urkiola se enlazan unos con otros y ofrecen alternativas innumerables y los de Gorbeialdea recorren los municipios de Zeanuri, Orozco y Dima a caballo entre los parques de Urkiola y el de Gorbea, el más extenso de la comunidad.

La comarca de la Montaña alavesa ofrece una decena de recorridos de gran belleza al pie de la sierra de Toloño y en el valle de Arana a la sombra de grandes hayedos. Muchos de ellos transcurren por vías milenarias que durante siglos enlazaron las tierras del Ebro con los puertos cantábricos. En la comarca de Valles, los itinerarios nos acercan a dos antiguas fortalezas defensivas en tiempo de la Reconquista, los castillos de Portilla y de Lanos, y al rico patrimonio del municipio de Valdegovía, todo en un paisaje boscoso de gran riqueza.

En torno a la villa de Potes en Cantabria se organiza una red de senderos de pequeño recorrido que enlazan las poblaciones del valle de Liébana encajadas a los pies de los Picos de Europa y nos permite disfrutar de una espléndida panorámica desde el mirador del Cable, sobre el Parador de Fuente Dé.

Los parajes de un verdor permanente son la nota dominante en la intrincada red de senderos que discurre por Asturias. El parque natural de Somiedo que acoge la formación de lagos más impresionante de la cordillera cantábrica, o el de Redes, al abrigo del puerto de Tarna, son algunas de las propuestas más atractivas, que se suman a las iniciadas por algunos concejos como los de Ibias y Mieres.

La privilegiada orografía de Galicia convierte a esta comunidad en un paraíso para el senderismo en España. En la actualidad existen alrededor de 350 kilómetros señalizados repartidos en una treintena de rutas de pequeño recorrido, de gran variedad. De la mano de las marcas rojiblancas podemos ascender a los ondulados montes boscosos como el Maxarrón, el Lois, o al Pico Cávalo (732 metros.), la sierra del Galiñeiro o caminar por itinerarios de costa por las playas cerca de Tuy, o en la costa de la Muerte. Galicia ofrece la posibilidad, también, de disfrutar de un rico patrimonio arquitectónico rural: castros y antiguas ruinas medievales, pequeñas ermitas románicas o pesqueiras, toscas construcciones de piedra de época medieval que servían para la pesca.

Aunque la España verde es la más rica en senderos de pequeño recorrido muchas otras regiones han seguido su ejemplo. Valencia es una de las más avanzadas y ha recuperado en poco tiempo una veintena de itinerarios que transcurren tanto por sierras como las de Calderona y Grossa como por las zonas costeras, aprovechando en muchos casos viejas vías de ferrocarril abandonadas, o las áreas ribereñas del Turia y del Júcar. La comarca de Ademuz, enclavada entre Cuenca y Teruel, presenta un interés especial al reunir en un espacio reducido más de 200 kilómetros de caminos que discurren por las estribaciones del macizo de Javalambre y unen una decena de pequeñas poblaciones.

El parque natural de Sierra Espuña alberga la mayor parte de los itinerarios de pequeño recorrido en Murcia, aunque crece poco a poco el número de kilómetros balizados en torno a algunas importantes poblaciones como Cieza, Cehegín y Caravaca.

A pesar de su extensión, la red de Andalucía es todavía escasa. La sierra de Aracena en Huelva, cuna del jamón de jabugo, es un escenario de montaña de vegetación mediterránea, encinares y alcornocales donde se localizan cerca de veinte senderos.

El interior de la península es, junto con los archipiélagos de Baleares y Canarias, el territorio menos explotado hasta el momento para el trazado de los senderos de pequeño recorrido. La ausencia de vegetación y la mayor aridez de las dos mesetas hace que los recorridos se concentren en las zonas de montaña. La comarca de la Sonsierra Riojana combina en un espacio reducido ecosistemas muy variados que abarcan la ribera del Ebro, extensiones de cultivo y áreas de montaña en la Sierra de Toloño.

El parque natural de la Pedriza de Manzanares ofrece muchas alternativas de senderismo en Madrid que se unen a los itinerarios marcados en los alrededores de los puertos de Navacerrada y Cotos, cerca del Parque Natural de Peñalara.

Canarias es una de las comunidades donde se prevé un intenso desarrollo del senderismo en los próximos años. En la actualidad las mejores rutas se concentran en la isla de La Palma.