Compartir

ureña turismo ruralEn el oeste de la provincia de Valladolid, un océano de trigo y cebada hace chocar sus calmos oleajes de hierba sobre una villa medieval, fortificada en casi todos sus flancos por una muralla de piedra, Ureña.

Detrás de ella, un conglomerado de calles, tejados árabes y casas que han guardado la apariencia de una sabia madurez. Destaca la torre y espadaña de la iglesia de la Asunción.

El templo, del siglo XVI, debe su construcción al que fue primer duque de Osuna y conde de Urueña, y se eleva sobre los restos de la que fuera iglesia de Nuestra Señora del Azogue.

También desde las alturas son visibles los restos del castillo de Urueña, que sólo conserva sus muros exteriores de dos metros de anchura y cuya edificación se remonta al siglo XI.

A pesar de su abandono, el castillo no está solo: desde hace más de 100 años los muertos descansan en este fortín convertido en cementerio.

Dos puertas, la del Azogue y la de la Villa, dan paso a las callejuelas empedradas, donde se asientan grandes casonas blasonadas, como la de la Mayorazga, uno de los emblemas de esta localidad.

A los pies de la loma entronizada por el núcleo urbano, se encuentra la ermita de la Anunciada, del siglo XII.

El pueblo de Ureña se ha convertido en un lugar muy interesante para el turismo rural, donde visitantes de muchos lugares buscan un alojamiento para disfrutar de la tranquilidad y sus paísajes y como no disfrutar de la gastronomía local.

Cómo llegar Ureña: desde Valladolid, la N-630/E-80 hasta Tordesillas. Allí tomar la N-VI; seis km antes de Villardefrades, existe un desvío a Urueña.