Compartir

enfermedades comunes bebeSobre todo los padres primerizos no saben como hacer frente al llanto de un bebé. En algunas ocasiones estos se deben a que algo les molesta o se sienten mal. Estas son algunas de las principales enfermedades que afectan al bebé y como podremos detectarlas:

Ictericia

Es una decoloración amarillenta de la piel y del blanco de los ojos, que se produce entre el segundo y el cuarto día de vida.

Se debe a que el hígado no acaba de funcionar con la regularidad oportuna y por ello no es capaz de transformar una sustancia, la bilirrubina, que se va acumulando.

El pediatra dirá cuándo hay que recurrir a un tratamiento.

Irritaciones

Eritema del pañal:

Se debe al roce del plástico y a otros componentes de los pañales. Por ello, hay que lavar y cambiar al niño a menudo, aunque lo que realmente le ayuda es dejarle sin pañal el mayor tiempo posible.

La irritación puede ir acompañada de una infección por el hongo cándida si la dermatitis es persistente y no desaparece con las cremas habituales. Para resolverla, el médico le dará una crema antifúngica.

En la nuca:

Si le han aparecido manchitas anaranjadas, de color salmón o rojas puede que se trate de angiomas, algo muy frecuente en los recién nacidos y que suele desaparecer solo.

Dermatitis atópica

La dermatitis atópica se puede producir en niños entre dos y seis meses y se localiza con más frecuencia en los pliegues de los codos, las muñecas y las rodillas, en forma de erupciones y piel seca.

Suelen ser de tipo alérgico o por un tipo de hereditario de piel sensible.

Puede ser crónica y desaparece antes de la adolescencia. El médico te indicará las cremas para el tratamiento, con corticoides, normalmente.

Catarros y resfriados

Son infecciones respiratorias causadas por un virus. Pueden durar varios días con goteo de nariz, dolor de garganta y cabeza, fiebre suave, estornudos y cansancio.

Es necesario ayudarles a despejar las vías respiratorias con suero o agua de mar y hacerles beber muchos líquidos.

Si el catarro es fuerte puede afectar a los pulmones y convertirse en una enfermedad bacteriana.