Compartir

embarazo precoz adolescenciaLa adolescencia es un momento crítico para todo el mundo. El cuerpo y la mente se transforman rápidamente sin dar tiempo a asimilar los cambios que nos acercan a una total madurez física, emocional y mental.

El despertar del sistema hormonal femenino induce el inicio de los cambios corporales que transforman a la niña en mujer. Pero, además, estos años también se caracterizan por profundos cambios psicológicos que dejan a las adolescentes en una situación de clara ‘inestabilidad emocional’.

Durante esta etapa de transición, se adquiere la capacidad de procreación. Sin embargo, este hecho no significa que la mujer adolescente esté preparada física, psíquica y socialmente para asumir un embarazo precoz en la adolescencia y sus consecuencias: ser madre cuándo todavía no es adulta para asumir este hecho.

Factores de riesgo en los adolescentes

Por eso no se puede olvidar que muchas adolescentes conviven con una serie de conductas de riesgo: ausencia de información, precocidad y falta de protección en las relaciones sexuales, promiscuidad… El aumento de enfermedades de transmisión sexual y el incremento de embarazos no deseados son los resultados. Pero además, en estos casos existe un mayor riesgo de anemia o hipertensión en el parto, así como mayor tasa de mortalidad perinatal, de recién nacidos de bajo peso, de malformaciones y de retraso mental del bebé.

Menos protección y más abortos

Las estadísticas muestran que el número de madres adolescentes está disminuyendo. Sin embargo, también señalan que el número de embarazos a estas edades crece. Dos hechos explican esta paradoja:

  1. El incremento de las adolescentes que recurren a la píldora del día siguiente para evitar un potencial embarazo.
  2. El aumento de las interrupciones voluntarias del embarazo. 

La falta de información sexual objetiva y adecuada y, por lo tanto, el fallo de los métodos de protección sexual, así como el nivel socioeconómico bajo son dos factores relacionados.

El embarazo precoz en la adolescencia en cifras

El inicio de las relaciones sexuales suele producirse entre los 15 y los 17 años.

Entre el 30% y el 50% de las primeras relaciones se realizan sin ningún tipo de protección. Además, cerca del 50% de los embarazos en adolescentes se presentan dentro de los seis primeros meses después del comienzo de las relaciones sexuales.

La mayoría de los embarazos son no deseados y son más frecuentes en las adolescentes con bajo nivel económico y cultural.Tienen efectos personales y socio económicos negativos: culpabilidad, abandono de estudios, desempleo, problemas familiares…

Muchos de esos hijos nacido a tras un embarazo precoz en la adolescencia son cedidos para adopción.

Uno de cada 10 partos de jóvenes de entre 15 y 19 años es de una segunda gestación.