acnéSe puede eliminar el acné: no hay que desesperarse. ¿Sabías que el 85 por ciento de la gente entre 12 y 25 años tiene algún indicio de acné? Algunos adultos también lo padecen…y no hay por qué preocuparse. La solución está en tus manos y en las de tu dermatólogo.

Como primer paso, apunta esta receta: Mezcla medio vaso de agua templada y el zumo de medio limón. Añade una cucharilla de miel de azahar y bebe la mezcla. Si te acostumbras a hacerlo todos notarás la diferencia en un par de meses.

Causas posibles del acné

Las hormonas, implicadas en muchísimas dolencias y enfermedades, también tienen mucho que ver en el desarrollo del acné. Son las hormonas masculinas, los andrógenos, las que generalmente juegan un papel importante en los casos de acné. Los andrógenos son hormonas masculinas pero se encuentran tanto en hombres como en mujeres, aunque en cantidades diferentes. Lo que hacen es estimular las hormonas sebáceas, que producen grasa, conocida como sebo.

La genética también juega su papel. Hay muchas familias en las que el problema del acné se transmite de generación en generación, pero todavía no se conoce el componente genético que lo causa.

Otras veces, la causa del acné es una alergia a algún alimento como la leche o el chocolate.

Consejos útiles para eliminar el acné

  • Prueba limpiadores de ácido salicídico. Limpiando la cara con algún producto de este tipo conseguirás mantener el acné bajo control.
  • Evita frotar. Frotando sólo conseguirás inflamar o irritar un área que ya de por sí es sensible.
  • Usa un jabón suave. Limpia tu piel con un jabón especial para las pieles con acné. Antes de elgir uno, consulta con tu farmacéutico cuál es el producto más adecuado.
  • Elimina dulces, alimentos grasientos, refrescos… Observa tu dieta y aumenta tu consumo de frutas y verduras ricas en beta-caroteno y vitamina C.
  • Utiliza siempre una crema hidratante para pieles grasas.

Sabrás si ha llegado el momento de visitar a un dermatólogo si tu piel no responde ante los consejos anteriores en dos meses, es decir, si no ha mejorado la situación o no has conseguido eliminar el acné. Antes de que se llegue a producir escozor o transtornos emocionales, como complejos e inseguridades.