Compartir

machas en la piel por el solSon el efecto secundario de esas relajantes jornadas al sol. Peelings, láser y cremas despigmentantes te ayudarán a elimnar las manchas solares, o al menos, a suavizarlas.

Por efecto del sol

El sol es, sin duda, su responsable principal. Al fin y al cabo, las manchas no son más que concentraciones de melanina, el pigmento natural que nos da ese tono bronceado pero que, fuera de control, se acumula de forma indeseada. Los problemas de pigmentación pueden producirse en la epidermis (la capa superficial de la piel), en la dermis (la siguiente capa, más profunda) o ser mixtos. A mayor profundidad, más difíciles serán de eliminar las manchas.

LENTIGO ACTÍNICO. Bajo esta palabra se esconde lo que se conoce como manchas seniles, un nombre confuso pues, aunque aparecen con la edad, lo hacen por acumulación de radiación ultravioleta. Aparecen en las zonas expuestas: manos, cara, escote… Se pueden suavizar con cosméticos despigmentantes, peelings y láser Q-Switched. MELASMA. Afecta sobre todo a mujeres de entre 20 y 40 años y es especialmente difícil de eliminar pues, además del sol, intervienen causas hormonales como el embarazo, la toma de anticonceptivos orales y hasta la predisposición genética. Se presenta en formas simétricas en el rostro, especialmente en pómulos, mejillas, frente o labio superior. Por ahora, el tratamiento más eficaz es el Amelán, un peeling médico, o su alternativa en centros de estética, el Cosmelán, más suave, pero también menos eficaz.

Con ayuda profesional

Cuando las manchas son profundas, la medicina estética puede ser una buena aliada, siempre que te pongas en manos de profesionales capacitados.

PEELINGS SUPERFICIALES. Esta exfoliación con agentes químicos mejora la textura de la piel, suaviza las arrugas y unifica el tono. Los más conocidos son de ácido kójico; tricloroacético o TCA; retinoico; de ácido salicílico o el Easy Peel.

  • A favor: al ser suaves, no necesitan tiempo de recuperación y la piel no sufre demasiados efectos secundarios. El más común es una ligera descamación.
  • En contra: requieren varias sesiones para ver los efectos, que no son espectaculares si hay manchas notables.

PEELINGS MEDIOS. Llegan a una mayor profundidad en la dermis, por lo que la renovación cutánea es mejor. Algunos son los mismos activos que los superficiales, pero más concentrados.

  • A favor: son más eficaces que los superficiales; con entre una y tres sesiones suele ser suficiente.
  • En contra: hay que contar con estar dos semanas con la piel en carne viva, pues el proceso de descamación es más que notable. Después, olvídate del sol.

LÁSER. Puede utilizarse para rejuvenecimiento general que también atenúa las manchas, como el Erbium-Yag o el IPL; o para eliminar machas concretas, como el Q-Swirched.

  • A favor: está cada vez más controlado y los nuevos láser suaves además ayudan a dar firmeza a la piel.
  • En contra: son técnicas caras. Algunos dejan la piel agredida y requieren posteriormente cuidados especiales.

Amelán, el último éxito

Una consideración aparte merece este tipo de peeling superficial, que ha tenido un importante éxito, porque por ahora es el más eficaz para acabar con el melasma, que no responde bien a los peelings ni a las cremas despigmentantes. En primer lugar, el médico limpia la piel y aplica en su consulta una mascarilla que debe dejarse actuar de 4 a 12 horas. Se retira en casa con agua y después hay que seguir el tratamiento con la aplicación durante al menos un año de la crema Amelán M. Al principio la piel puede estar enrojecida e irritada, y sufrir descamación. Tiene la ventaja de que permite tomar el sol posteriormente, si bien después de la exposición hay que usar siempre la crema.