Compartir

sanidad privada embarazoCada día son más las mujeres embarazadas o con intención de quedarse en cinta las que deciden contratar un seguro durante el embarazo con alguna aseguradora privada en lugar de utilizar, en el caso de que la hubiere, la sanidad pública nacional.

Esto se debe a múltiples factores, entre los que destacan la reducción de las interminables esperas de algunos sistemas sanitarios nacionales, en un momento en el que la embarazada no está para esperas, la comodidad de acudir a un médico o clínica médica que te inspiré una mayor confianza o que simplemente se encuentre más cerca de tu domicilio, o disponer de una habitación individual una vez llegue el momento del parto.

Estas son las principales razones por las que nos puede interesar contratar un seguro para embarazo, sin embargo existen una serie de cuestiones que debemos conocer antes de decidirnos y también que no todo son ventajas.

Por un lado debemos conocer si existe o no periodo de carencia y en el caso de existir cual es duración. Debemos informarnos sobre los posibles médicos y clínicas con las que la aseguradora tenga convenios, y confirmar si entre estos se encuentra las que son de nuestro interés. También es de especial interés conocer cuáles son las coberturas que la póliza que decidamos contratar cubre, es decir, ¿están incluidas las ecografías, revisiones médica o atención durante el parto?.

Entre los principales inconvenientes encontramos que no son gratuitas, como es lógico, y también que no siempre la sanidad privada cuenta con una mejor atención, personal cualificado y medios técnicos mejores que la sanidad pública o subvencionada por el Estado.