Compartir

efecto terapeutico mascotasCada vez es mayor el número de personas que adquiere mascotas. La razón que se esgrime es que la mayoría de los seres humanos disfrutan de su contacto.

Pero este contacto ha ido más allá del disfrute, reportándole al hombre también beneficios terapéuticos.

Desde la década de los sesenta se habla cada vez más del efecto terapéutico de las mascotas y desde entonces se han comprobado sus beneficios en niños, ancianos, enfermos mentales e incluso, delincuentes.

En el Congreso Internacional de Animales de Compañía, Fuente de Salud, llevado a cabo en España, se presentaron varios importantes programas al respecto.

Uno de ellos, realizado en un instituto gerontológico en Santiago de Compostela que desarrolló un programa de interacción de animales con enfermos de Alzheimer, probó la disminución de las conductas ansiosas y los comportamientos violentos.

Otro más, en una residencia de la tercera edad en Barcelona, donde conviven 56 ancianos con 5 perros y 1 gato, avaló el dinamismo del tiempo de ocio gracias a la actividad que reclaman los animales, lo que supone una mejora del estado físico de los ancianos y un cambio positivo en su estado de ánimo.

La educadora norteamericana Ann Ottney Cain observó, al realizar terapias, que cuando preguntaba a alguno de sus pacientes con qué miembro de la familia se sentía más unido, éste nombraba a su perro o a su gato. Este hecho fue apoyado por una psicóloga de la Universidad de Chicago, Linda Bell, quien comprobó que sus pacientes también incluían a sus animales de compañía dentro de la unidad familia, dentro de la cual eran ellos quienes recibían más caricias.

Las mascotas han demostrado ser beneficiosas en la terapia con niños autistas mejorando su sociabilidad. También han favorecido la buena evolución de muchos jóvenes inadaptados sometidos a régimen carcelario, mejorando su autoestima y sus relaciones personales e incluso disminuyendo el consumo de drogas.

Las mascotas también han reportado al hombre beneficios de índole social, toda vez que fomentan la sociabilidad entre los individuos. Los dueños de mascotas, adultos y niños, suelen establecer amistades en su vecindario gracias al hecho de tener que salir a pasearlas con regularidad.

Han sido los etólogos quienes se han dedicado a estudiar las interacciones entre los animales de compañía y las personas, interesándose no sólo por el comportamiento instintivo de los animales sino por la totalidad de sus reacciones frente a su entorno natural.