dolor de oídoEl dolor de oídos se considera uno de los más desagradables que se  puede tener. Puede ocurrir por muchas razones y de varias formas: provocando picor, pinchazos o punzadas que pueden llegar hasta la mandíbula, fiebre, hinchazón, enrojecimiento, sangrado, pus o perdida de audición. Además por la noche las trompas de eustaquio  no drenan de manera natural ni reciben aire por lo que suele aumentar su dolor.

Algunas de las causas más comunes se producen por:

  • Infecciones en el oído. La más frecuente es la otitis, y donde con mayor probabilidad se contrae es en piscinas y baños públicos.
  • Cambios de presión atmosférica como  al viajar en aviones , bucear o cambiar bruscamente de presión cuando paseamos.
  • Daños en el tímpano. Por ejemplo los producidos al introducir voluntaria o involuntariamente algún objeto.
  • Exceso de cera, produciendo un taponamiento.
  • Padecer dolores en  en los dientes,  garganta, lengua o mandíbula puede hacer que el oído se  resiente.
  • Estar mucho tiempo bajo un ruido muy fuerte.
  • Permanecer mucho tiempo en piscinas.
  • El bruxismo también puede provocar fuertes puntadas en el oído. Este consiste en el hábito involuntario de apretar continuamente la mandíbula.
  • Un fuerte resfriado y/o la sinusitis también puede provocar punzadas en el oído. No hay que olvidar que todos los nervios de la zona están interconectados.

El oído es un órgano muy importante, no solo nos aporta el gran don de poder oír lo que sucede a nuestro alrededor, también nos ayuda a mantener el equilibrio, para así no caernos y sufrir de vértigo. Es fundamental que cuidemos de él, y acudamos a un médico si alguna vez sufrimos alguno de los síntomas ya mencionados. Una cura tardía puede terminar acarreando problemas más graves.

Consejos para los pinchazos de oído

  • Evitar dormir en los aterrizajes de los aviones y beber líquidos.
  • Facilitar el drenaje de la trompa de eustaquio levantando la cabeza.
  • Realizar algunos ejercicios como, bostezar, masticar o masajear las mandíbulas.
  • No introducir ningún objetos en los oídos.
  • No usar los tapones muy ajustados.
  • Evitar ruidos y música alta durante varias horas.

Si el pinchazo en el oído persiste es muy posible que sea señal de algo más grave, por lo que debe acudir a su médico. En algunas ocasiones este es un síntoma de otro problema.

Existen algunos remedios naturales para el dolor de oído

  • Tomar ajo, lavanda o  menta nos ayuda en las infecciones de oídos causadas por bacterias.
  • La infusión de melisa nos ayuda a calmar el dolor, por sus propiedades analgésicas.
  • Los paños calientes en el oído nos ayudaran a calmar el dolor, también podemos aplicarlos en la garganta.
  • Aplicar aceites, como de almendras o  de oliva junto algunas plantas naturales, calma y nos ayuda cuando tenemos acumulación de cera (con un algodón y nunca penetrando el interior).

Durante todo el artículo nos hemos referido a la parte interna del oído, y no a la oreja en sí. De sufrir pinchazos en la oreja, el tratamiento poco o nada tiene que ver con la aquí comentado y podría incluso llegar a ser un problema de ácido úrico o de piel.