Compartir

ejercitar memoriaEl deporte no tiene por qué ser solo físico, el cerebro es un órgano del cuerpo que también conviene ejercitar para evitar su envejecimiento prematuro. El funcionamiento de la memoria es muy arbitrario y no depende en exclusiva de la genética y la edad.

Para conseguir un rendimiento adecuado de nuestra memoria es útil escribir, leer y realizar cálculos sencillos diariamente, superar la actividad mental cotidiana.

Se pueden ejecutar ejercicios fáciles que nos ayudan a mantener el cerebro más ágil y despierto, favoreciendo la memoria y la concentración. Algunos ejercicios para la memoria pueden ser: memorizar los teléfonos de la familia y los amigos, los nombres de las películas vistas, o de los libros leídos, hacer crucigramas, Sudokus, juegos de mesa, como el de las parejas o el mítico “Llevo una maleta con…”, en el que cada participante añade un objeto y en cada turno hay que recordar todos los dichos y añadir uno nuevo.

Una estrategia para memorizar que nunca falla es caricaturizar, transformar en clave de humor o en algo fantasioso aquello que queremos recordar. Lo novedoso, exagerado o gracioso lo retenemos mejor en la mente. Igual ocurre con las imágenes o los colores, ya que nuestra memoria es muy visual, así como con la sustitución de términos raros por otros comunes y frecuentes.

A los ejercicios mentales o para ejercitar la memoria hay que sumarles un sueño reparador, ya que es durante las horas de descanso cuando se asientan en nuestro cerebro los conocimientos o datos memorizados.