osteoporosis ejercicioLos ginecólogos hablan constantemente de la necesidad de llevar una dieta sana, realizar ejercicio físico y evitar los hábitos nocivos como “elementos fundamentales” en la prevención de la osteoporosis en las mujeres menopáusicas.

Esta enfermedad, en la que se produce una pérdida de masa ósea como consecuencia de la reducción del índice de calcio, por lo que aumenta el riesgo de fracturas, la padecen más de un tercio de las pacientes que sufren trastornos psicológicos y emocionales derivados de las fracturas causadas por esta dolencia.

El climaterio (el conjunto de etapas por las que atraviesa una mujer cuando aparece la menopausia) contiene una serie de síntomas, tales como los sofocos, la atrofia vaginal, las alteraciones en la uretra y en la vejiga y cambios psicológicos, y es una etapa en la se incrementa el riesgo a padecer problemas de salud, entre otras, la osteoporosis.

Como terapia para esta enfermedad, tras la realización de un desintometría, los ginecólogos destacan una dieta rica en alimentos con calcio y el ejercicio físico diario. Sin embargo, lo malo es cuando se produce la osteoporosis con otra enfermedad, lo que aumenta las posibilidades de caídas y, por tanto, de riesgo.

La osteoporosis no es solamente es una enfermedad que atañe a mujeres de más de 50 años, puesto que, podemos encontrar mujeres de 20 o 30 años con menopausia total. En cuanto a la información de las mujeres acerca de esta enfermedad, el desconocimiento es mayor en las zonas rurales que en las ciudades y también está en relación con el nivel cultural y las rentas más elevadas.

En este sentido, “únicamente” el siete por ciento de mujeres de entre 45 y 64 años que utilizan tratamiento para la osteoporosis, siendo un porcentaje algo mayor en las grandes cuidades.