Compartir

¿Debo cambiar mis hábitos cotidianos?

fases del embarazoLos cuidados son los mismos que en el anterior trimestre, debes seguir con tus hábitos de vida: caminar durante media o una hora diaria y cuidar la dieta, haciendo especial incidencia en el consumo de pescado, aceite de oliva y calcio, sin olvidar las frutas y verduras.

Tienes que saber que alrededor de la semana 27 o 28; se te hará una determinación de glucemia para descartar y prevenir una posible diabetes gestacional.

¿Es importante que controle el peso?

Es algo fundamental, porque un aumento excesivo puede afectar al desarrollo del feto y crearte complicaciones durante el tercer trimestre.

¿Es normal que tenga la tensión arterial baja?

Sí, es un cambio que se produce de forma fisiológica, por las modificaciones que se están produciendo en tu cuerpo.

Aunque aumenta el volumen de sangre que hay en tus venas, también ha aumentado el árbol vascular: tu sistema circulatorio se ha ampliado al desarrollarse tu hijo. Pero se trata de algo normal.

Segundo trimestre: ¿Ha desaparecido ya el riesgo de aborto?

Como tal, sí ha desaparecido, porque si hubiera algún contratiempo estaríamos hablando de amenaza de parto pretérmino o de aborto tipo parto.

Si el parto se produce antes de la semana 24 o 25, el niño no es viable, pero si es a partir de ésa, y el centro tiene un buen servicio de neonatología, el bebé podría salir adelante.

En caso de que haya alguna patología en el embarazo que impida que el niño crezca adecuadamente (por ejemplo, una infección, una rotura de la bolsa amniótica o una hipertensión gestacional), valoraríamos mediante una ecografía el estado del feto.

Si no pudiera seguir creciendo dentro de la madre, intentaríamos sacarlo adelante fuera del vientre materno, a partir de la 26 semana, aunque lo ideal sería después de la 28 semana de gestación.

Si lo que se produce es una amenaza de parto prematuro, siempre que sea posible intentamos frenarlo mediante fármacos que producen una relajación uterina e inhibición de las contracciones.

Si ésto ocurre tendrás que guardar reposo durante el tiempo que te aconseje tu médico.

¿Debo mantener mi ritmo de trabajo?

Sí, una paciente debe hacer el mismo tipo de vida que estaba haciendo antes de quedarse embarazada, porque el embarazo no es una enfermedad, sino una situación normal en la vida de una mujer.

Además, éste es un trimestre muy tranquilo, en el que la mujer suele estar muy bien, sin los problemas que pudo tener al inicio del embarazo y sin que la tensión del parto esté todavía cercana.

Tan sólo tendrías que limitar o cambiar tu actividad laboral si existiese algún tipo de riesgo para el feto.

Cada vez me siento más voluminosa. ¿Qué puedo hacer?

No te preocupes, no suele haber problemas. Tu naturaleza te irá pidiendo que te coloques de la forma más adecuada a tu volumen.

Te irás colocando en la forma en que te encuentres más cómoda: si ya no puedes dormir boca arriba, ahora lo harás de lado…

¿Podemos saber ya el sexo del niño?

En la segunda ecografía, que se realiza en la semana 20 ó 21 de la gestación ya se puede saber cuál es el sexo de vuestro bebé, a no ser que se encuentre de espalda o no se vean bien los genitales.

Habitualmente todas las parejas quieren conocer el sexo de su hijo, y lo normal es que no haya ningún enfado si el sexo del niño no coincide con el que sus padres esperaban.

¿Es importante la presencia del padre?

Durante todo el embarazo, es fundamental. Debe acompañar a su pareja a la consulta y, posteriormente, a las clases de preparación para el parto y, si quiere, estar presente en éste.

Muchas veces ellos están tan interesados o más que ellas en los cambios que se van produciendo.

¿Podemos seguir manteniendo relaciones sexuales?

Se pueden mantener sin problemas si la gestación es normal, si no hay amenaza de parto prematuro u otra complicación, aunque todas las mujeres son muy prudentes y ante la menor duda las evitan.

Puedes ver la recopilación de todas las dudas en las diferentes etapas del embarazo: