Salud

Dormir poco tiene consecuencias positivas para nuestra salud

dormir pocoTras seis años de estudios, psicólogos estadounidenses constataron que las personas que duermen entre seis y siete horas diarias muestran un índice de mortalidad inferior al de la gente que permanece más tiempo en la cama. Lo anterior deja sin respaldo la creencia de que el ser humano debe dormir por lo menos ocho horas para mantener un buen estado de salud.

El equipo de investigación concluyó que dormir poco tiene consecuencias positivas después de realizar un examen estadístico a un grupo de voluntarios compuesto por un millón de personas de entre 30 y 102 años. El estudio fue publicado en la revista Archivo General de Psiquiatría de la Asociación Médica Americana.

El resultado más sobresaliente de la investigación, en la que participaron científicos de la UCSD y de la Sociedad Americana del Cáncer, es que las personas que duermen ocho o más horas o las que duermen menos de cuatro poseen un índice de mortalidad superior.

Aseguran que aunque los datos obtenidos muestran una clara correlación entre horas de sueño e índices de mortalidad, aún no han podido explicar las razones o causas de esta asociación, por lo que asegura, serán necesarios nuevos estudios para determinarlo.

Lo que sí se puede asegurar, con base en las estadísticas conectadas a una muestra muy grande de población, es que dormir un promedio de 6.5 horas cada noche puede considerarse suficiente para mantener una buena salud; no es necesario dormir más tiempo.

El equipo de investigación afirma que otro resultado del estudio es que los participantes que declararon sufrir insomnio de forma ocasional no demostraron tener un índice de mortalidad más elevado, contrario a los individuos que toman píldoras para conciliar el sueño.

Afirman que el insomnio no es sinónimo de dormir poco. Muchas veces nos quejamos de lo que nos cuesta dormirnos, pero acabamos descansando lo mismo que otra persona que no padece esta disfunción, o al menos el tiempo suficiente para no crearnos problemas de salud. En la actualidad, muchos de los que creen tener insomnio en realidad están afectados por una considerable depresión psicológica.

El equipo de investigación considera que el elevado número de personas que participaron en el estudio ha permitido tomar en consideración múltiples variables, como la edad, la dieta, el ejercicio, problemas de salud previos, factores de riesgo –fumar–, entre otras.

El estudio se llevó a cabo entre 1982 y 1988 y que los resultados fueron dados a conocer hasta pasados años por el cúmulo de datos que tuvieron que analizar.

La conclusión a la que llegaron es que quienes duermen unas siete horas son los que demuestran tener un índice mejor de supervivencia.