Compartir

dieta primitivaA veces los expertos en nutrición se refieren a la dieta de nuestros antepasados primitivos como la dieta sana arquetípica. Los primeros seres humanos eran forrajeadores que buscaban frutos silvestres, verduras, frutos secos y semillas.

Esta dieta rica en hidratos de carbono debía aportar cantidades mucho más grandes vitaminas y minerales que la dieta actual, en la que dominan los elementos muy refinados o elaborados.

A medida que se desarrollaron, los hombres primitivos aprendieron a cazar y empezaron a comer carne –de ahí el término antropológico”cazador-recolector”-. Después apareció la agricultura, con lo que la dieta primitiva se vio modificada.

Algunos terapeutas en nutrición creen que actualmente muchas personas son alérgicas al gluten del trigo y otros cereales y a los productos lácteos porque los seres humanos nunca se han adaptado del todo a dichos alimentos.

Algunos expertos en nutrición dicen que este alejamiento de la dieta forrajera perjudicó la nutrición de los seres humanos en su totalidad.

Entre los alimentos nuevos introducidos por la agricultura se encuentran los cereales, las legumbres, los productos lácteos y la carne de los animales domesticados.

Por qué hay quienes están en contra de la dieta primitiva

Esta dieta también denominada paleolítica recomienda sustituir el consumo de cereales y legumbres por otros alimentos. Esto implicaría sustituirlo alimentos ricos en proteínas, principalmente proteínas animales.

En la practica significa un consumo entre tres y cuatro veces superior de proteínas al recomendado por la profesión médica. Por tanto no solo implica un riesgo para la salud, también significa que una dieta sensiblemente más cara y prohibitiva para muchas personas.

Aunque existen estudios que respaldan la dieta primitiva, existen muchos más que la tachan nada más que de la última moda en dietas.