dieta detox depurativaSi queremos eliminar de nuestro cuerpo los efectos de las vacaciones, las dietas detox son la clave para deshacernos de algún kilo de más y limpiar nuestro organismo (son dietas depurativas). Prescinde de carne rojas y lácteos y concentrate en estos alimentos:

  • Col, coliflor, brocoli o coles de bruselas. Con una elevada concentración en calcio y fibras, desde tiempos antiguos se han empleadopara depurar y desintoxicar el organismo.
  • Apio. Ayuda a la disminución del ácido úrico y los residuos tóxicos. Tiene un efecto protector sobre las vías urinarias y contiene mucha fibra, útil para acelerar el tránsito intestinal… y es rico, crudo o
  • cocinado.
  • Berros. Excelente fuente de minerales, betacarotenos y vitaminas C y E. Además de comerlos, úsalos
  • en jugo. Te ayudará a prolongar el bronceado
  • Aceite de oliva. Es antioxidante; además, reduce el colesterol malo y el azúcar en la sangre.
  • Cítricos. Te defienden de los radicales libres, ya que protegen de la oxidación. Además, regulan los niveles de glucosa sanguínea e inciden sobre el volumen de grasa corporal, reduciéndola.
  • Alcachofa. Es diurética, por tanto aumenta el flujo de orina y favorece la desintoxicación hepática.
  • Legumbres y cereales integrales. Por su concentración en fibra, ayudan a combatir la obesidad, ya que reducen lo absorción de grasas y azúcares. Además, producen sensación de saciedad.
  • Ajos y cebollas. Son ricos en principios activos antioxidantes, ayudan a reducir el colesterol y los triglicéridos. El ajo es un purificador muy poderoso: limpia los intestinos, depura la sangre y renueva todo el sistema interno.
  • Pescados azules. Ricos en Omega 3, mejoran la producción de energía del corazón, la sensibilidad a la insulina y el metabolismo de la glucosa. Salmón, atún, sardinas, trucha y otras muchas especies.

Una dieta detox además de ayudarnos a perder unos kilos limpiando nuestro organismo permite evitar otros problemas como pueden ser digestiones pesadas, cansancio y pelo y piel sin vida.

El mismo oxígeno que respiramos causa los radicales libres que dañan la membrana celular, provocando la muerte o alteración de la célula, generando cáncer. El cuerpo genera sustancias para defenderse de los radicales libres; estos se llaman antioxidantes. Debemos ayudar a nuestro equipo a generarlos comiendo adecuadamente.