Compartir

diagnostico de la cistitisLa cistitis es una inflamación de la vejiga urinaria. Ya que la vejiga se halla ubicada dentro del cuerpo, no se encuentra expuesta normalmente a bacterias externas. Su revestimiento es resistente al desarrollo de infecciones y la orina contenida en ella normalmente es estéril. Sin embargo, la porción externa de la uretra, cuya apertura (especialmente en la mujer) es un “criadero de bacterias”, que en ciertas circunstancias ascienden hasta la vejiga.

¿Cuáles son las causas de la cistitis?

Las cistitis en el hombre se desarrolla más frecuentemente cuando éste presenta anormalidades como agrandamiento prostático, piedras en la vía urinaria (urolitiasis), y retención de orina en la vejiga después de la micción.

Las mujeres sin embargo, son especialmente propensas a la cistitis aunque no padezcan anormalidades anatómicas, ya que su corta uretra permite un fácil acceso a la vejiga.

¿Cómo se realiza el diagnóstico de la cistitis?

Los síntomas de cistitis incluyen aumento de la frecuencia y dolor durante la micción (disuria); la orina puede ser turbia, con olor fuerte, y ocasionalmente con sangre. Puede haber dolor abdominal bajo y fiebre leve.

Hallazgos de pus en la orina (descubiertos durante un análisis), o cultivos de bacterias en orina, y la cistoscopía, pueden ser utilizados también para detectar infección en la vejiga y hacer un diagnóstico de cistitis.

¿Cuál es el tratamiento?

Aunque los antibióticos normalmente controlan la infección urinaria, es posible que ésta recurra si la causa subyacente no ha sido diagnosticada y tratada.

Prevención

A veces las infecciones del tracto urinario pueden ser prevenidas mediante la ingestión de líquidos ácidos y manteniendo la higiene personal.