Compartir

cálculo renal diagnosticoLas piedras (litiasis) de tracto urinario pueden estar formadas por varios minerales que en ciertas condiciones pueden precipitar en la orina.

Más comúnmente la litiasis del tracto urinario se presenta como un dolor tormentoso y súbito producido por el descenso de estas piedras desde el riñón hasta la vejiga. Si la piedra está en el riñón o en el uréter, el dolor puede comenzar en el flanco y moverse a lo largo del tracto urinario desplazándose el dolor hacia el abdomen anterior e inferior, o a la zona del pene. El dolor es agudo y de tipo cólico y frecuentemente asociado a una sudoración profusa, vómitos, y a veces sangre en la orina. La fiebre en general no acompaña al pasaje siempre y cuando no exista una infección urinaria concurrente.

Causas de los cálculos renales

Son muchas las causas de litiasis. En algunos casos, anormalidades anatómicas conducen al estancamiento (estásis), conduciendo a una precipitación de varios componentes orgánicos e inorgánicos que forman piedras.

La litiasis puede resultar de una infección del tracto urinario, que cambie la acidez o alcalinidad (ph). Muy frecuentemente no se puede identificar la causa de la formación de estas piedras.

Diagnóstico del cálculo renal

La evaluación médica de la urolitiasis depende de la edad del paciente y del tamaño y número de piedras. La urolitiasis en niños o adultos jóvenes, con antecedentes familiares de urolitiasis, o antecedentes personales, deben conducir a una evaluación anatómica y metabólica del paciente. Evaluación anatómica incluye al urograma escretor (imágenes de rayos x especiales de los riñones y los uréteres), evaluación metabólica, análisis químicos de sangre, recolección de orina en 24 horas, y quizás test de dietas especiales.

Tratamiento

Si las piedras son grandes y producen una obstrucción total o significativa del sistema colector urinario, se requiere tratamiento para prevenir la destrucción permanente del riñón. Pequeñas piedras pueden no causar obstrucción total, y serán monitoreadas sin tratamiento para ver si ellas son eliminadas espontáneamente.

Tracto urinario superior

Tradicionalmente las piedras en el tracto urinario alto serán removidas mediante tratamiento quirúrgico. El reciente desarrollo de procedimientos que permiten a los urólogos remover las piedras a través de tubos introducidos desde el flanco dentro del tracto urinario. Esta técnica evita grandes cicatrices quirúrgicas, disminuyendo riesgos quirúrgicos, el dolor postoperatorio y el tiempo de hospitalización. Sin embargo no todas las piedras pueden ser removidas de esta manera.

Otro tratamiento no invasivo es la litotricia extracorpórea. Originalmente este tratamiento fue diseñado para realizar bajo anestesia epidural. Actualmente, con los nuevos equipamientos, este procedimiento puede llevarse a cabo con sedación intravenosa. Ocasionalmente puede realizarse sin medicación.

Dependiendo del tipo de unidad de litotricia utilizado, el paciente puede ser sumergido en un baño de agua o en un sistema con agua equipado con un generador de ondas de choque. Las piedras se localizan con rayos x o ultrasonidos, y son fragmentadas en partículas del tamaño de granos de arena, que pasan por la orina más fácilmente y produciendo menos dolor. El disconfort postoperatorio es mínimo y muchos pacientes pueden recuperar su vida normal rápidamente.

En los centros médicos donde se utiliza la litotricia extracorpórea, ésta puede ser utilizada con éxito en un alto porcentaje de paciente con litiasis urinaria del tracto superior. Tres meses después del tratamiento, el 80% de los pacientes están libres de síntomas. Debido al extremadamente bajo riesgo y a la rápida recuperación, la litotricia es preferida antes que la cirugía invasiva para el tratamiento de la urolitiasis. Sin embargo no todas las piedras pueden ser tratadas con esta técnica; las técnicas percutáneas y quirúrgicas seguirán utilizándose.

Tracto urinario inferior

Las piedras del tracto urinario bajo y la vejiga pueden ser removidas utilizando tanto técnicas quirúrgicas como técnicas con canastillas. En ésta técnica, la canastilla atraviesa con el cistoscopio la vejiga llegando hasta el uréter, donde valiéndose de ésta se extrae la piedra.

Las piedras de mayor tamaño serán fragmentadas mediante ultrasonido, ondas de choque o técnicas láser.

Prevención de los cálculos del tracto urinario

Una vez desarrollada la litiasis renal, la probabilidad de desarrollar otra frente a una persona que nunca la ha padecido, es 50 veces mayor.

La prevención depende del tipo de piedra. Después de la eliminación de la piedra, ésta deberá ser recuperada y entregada para ser analizada. El urólogo hará recomendaciones específicas acerca de las dietas y medicación, según el tipo de piedra, la historia clínica y los resultados del laboratorio.

En general, consumir grandes volúmenes de agua para diluir la orina, ayuda a prevenir la litiasis. Esto especialmente en verano, cuando hay pérdida significativa de agua a través de la transpiración, dejando menos agua para que el riñón produzca orina. La orina concentrada predispone la formación de piedras.