Compartir

diabetes y consumo de azucarEl índice glicémico de los alimentos es la capacidad que éstos tienen de inducir un aumento de la glucosa (azúcar) en la sangre, y que no tiene que ver con las calorías. El índice glicémico es importante porque las mayores descargas de insulina produce problemas metabólicos en el niño, aumentan el apetito y hace que se tenga hambre más pronto.

Aunque obesidad y diabetes pueden estar relacionadas, no hay estudios que avalen una asociación entre diabetes y consumo de azúcar índice glicémico, lo que sí sucede con los adultos.

Alimentos de alto índice glicémico, como pan, pastas y cereales, incidirían en la diabetes porque producen aumento de peso y estrés adicional sobre el páncreas, causando una resistencia a la insulina. Y cuando una persona es resistente a la insulina, el azúcar (o glucosa) no puede entrar en las células corporales, como sería lo normal, dejándolas sin suficiente combustible para transformar en energía.

En lugares donde se ha disminuido la ingesta de grasas (como Estados Unidos), se ha comprobado que ha aumentado el consumo de carbohidratos refinados, y probablemente una de las principales fuentes de este incremento es la ingesta de bebidas endulzadas.

Se supone que engordan tanto porque el organismo no reconocería tan claramente las calorías que recibe de los líquidos como lo hace con las que proceden de alimentos sólidos. No hay registro en el centro que regula el apetito y, por tanto, no hay saciedad.

Medir el azúcar

Hoy consumimos 30 veces la cantidad de azúcar que consumían nuestros antepasados hace 200 años.

Por eso, aprenda a medir el azúcar:

  • 4 gramos de azúcar corresponden a 1 cucharadita de azúcar
  • 1 gramo de azúcar equivale a 4 calorías
  • Por tanto: 1 cucharadita de azúcar contiene 16 calorías.

Consumo moderado de azucar

Como en todo, la moderación es la clave. El alto consumo de azúcar está ligado a las caries y la obesidad. Muchos productos con altos contenidos de azúcar carecen de otros nutrientes esenciales para el desarrollo y crecimiento. Los nutricionistas recomiendan reducir considerablemente el consumo de azúcar procesada, a sólo 10 por ciento de nuestra dieta. Las personas que consumen dos mil calorías al día deben consumir no más de 10 cucharaditas de azúcar refinada por día. ¡Y eso es equivalente a 40 gramos o una soda!”