Compartir

El verano austral está a punto de reventar en forma de cascadas y lagos cristalinos. El ciclo de la vida y las estaciones se vuelve espectáculo puro en la Patagonia.

Ushuaia

ushuaia destinoQuizás lo más famoso de este lugar sea su prisión, una mítica cárcel comparable a los destierros siberianos. Sólo contaba con una salida y era marítima, y la temperatura exterior no animaba a la fuga. El penitenciario se cerró definitivamente en 1947. Ahora, las cosas han cambiado y el pequeño pueblo que atrajo a muchos buscadores de fortuna hace unas décadas se está llenando de suburbios. Lo que no cambia es su condición de ser la “ciudad del fin del mundo“, si buscamos este récord en las latitudes sureñas. El litigio con Chile, que también reclama este título para algunas de sus poblaciones, es sobrellevadero. La argumentación argentina es que “ciudad”, lo que se dice ciudad y no pueblecito, es Ushuaia, así que si queréis llegar al fin del mundo tenéis que venir hasta aquí con el medio de transporte que prefiráis.

Una vez instalados, os recomendamos dar un paseo nocturno en el autobús londinense que, olvidados ya sus rojos originales, ha pintado sus dos pisos de colores patagónicos y decorado sus paredes de metal con grabados, fotografías y retratos que recuerdan a los pioneros que poblaron esta zona a finales del siglo XIX y principios del que ahora terminamos. El autobús, que inicia su recorrido en el Museo del Fin del Mundo, también ofrece trayectos diurnos, pero el denominado “Paseo de las luces” permite ver la ciudad de noche y la vista sobre la bahía llena de lucecillas temblorosas es espectacular.

Parque Nacional Tierra del Fuego

patagonia destinosFue hace ya algunos años (el 15 de octubre de 1960) cuando las autoridades decidieron proteger 63.000 hectáreas que esconden tesoros naturales únicos, además de los restos arqueológicos del pueblo aborigen yámana, un destino imprescindible en la Patagonia. Sólo 2.000 de estas hectáreas pueden visitarse, previo pago de 5 dólares. Pero una vez dentro podéis disfrutar de la panorámica sobre la Bahía Lapataia y de las rutas nacionales 3 y Panamericana, que se adentran en el parque. Los deportes que se pueden practicar en esta área van desde el trekking hasta los deportes náuticos en embarcaciones sin motor, pasando por el esquí de fondo en invierno. También podéis apuntaros a algunas de las rutas y senderos del parque. Éstas, de diferentes longitudes –aunque abundan las que tienen entre 3 y 8 km.- pasan por La Laguna Negra, la senda Pampa Alta y el paseo por la Senda Costera bordeando el canal Beagle, entre otros. Eso sí, no se ocurra coger mejillones u otros moluscos, existe peligro de marea roja, que en estas latitudes resulta mortal.

Provincia de Chubut

Ovejas pastando felices recorren la meseta de Chubut, una provincia muy variada en lo que se refiere a paisajes en la Patagonia. Por un lado, la zona Atlántica cuenta con playas en las que nadan animales algo más exóticos que las mulliditas ovejas autóctonas: ballenas francas australes, lobos y elefantes marinos, pingüinos de Magallanes y otras especies. Este tramo de costa fue una importante colonia galesa y aún mantienen vigentes algunas de sus tradiciones, entre ellas, la hora del té, que podéis tomar en el apacible pueblo de Gainman. La estepa de Chubut, ese gran desierto austral, es soledad en estado puro al estilo de la argentina Ruta 40. De vez en cuando, algún diminuto pueblo acrecienta el encanto. Finalmente, la zona cordillerana son los Andes puros.