Compartir

derechos consumidor juezLa última vía para reivindicar los derechos del consumidor es acudir a los tribunales. Es un camino a veces efectivo, pero que suele ser caro y duro para emprender solo. Lo mejor es asesorarse en una asociación.

La última vía para reivindicar los derechos del consumidor es acudir a los tribunales. Es un camino a veces efectivo, pero que suele ser caro y duro para emprender solo. Lo mejor es asesorarse en una asociación.

Algunos conflictos llegan a los tribunales o bien porque lo ha planteado un usuario o una asociación o bien como último recurso. Sin embargo, al tratarse de reclamaciones de cuantías menores, no suele ser rentable para el consumidor.

Hay que sopesar mucho los pros y los contras, pero pese a todo a veces se han conseguido cosas de interés. Para recurrir a esta vía hay dos caminos, según la causa y su naturaleza: la vía civil y la penal.

Por la vía civil

Se puede acudir a ella para plantear una demanda para declarar nula una cláusula, para hacer cesar una publicidad ilícita o para reclamar una cantidad por daños y perjuicios.

Como la tramitación de estos casos no está señalada por la Ley, se decidirá en un juicio ordinario declaratorio, que tiene unas reglas establecidas y que tendrá que ver con la cuantía que se reclame.

Siguiendo la vía penal

Cuando la vulneración de los derechos del consumidor deriva de actuaciones tipificadas como delitos o faltas contra la salud pública, contra el medio ambiente, estafa, apropiación indebida o imprudencia, podrás obtener el castigo del responsable y la reparación, restitución o indemnización por los daños causados.

La instrucción de esta causa por la vía penal suspenderá la posible tramitación que se hubiera iniciado a nivel administrativo y, por lo tanto, cualquier expediente sancionador que pudiera estar en marcha.

¿Es posible ir por libre?

Se puede hacer, pero hay que tener en cuenta que la otra parte suele contar con un buen asesoramiento jurídico. Y no olvides los gastos de abogados, procuradores y tasas.

Cuando puedas, es mejor gestionarlo a través de una asociación de consumidores o intentar plantear una demanda colectiva con otras personas que estén en tu mismo caso.