Compartir

depresión postpartoEs bien conocido que muchas mujeres se sienten decaídas o derrotadas pocos días después del parto.

Es la temida depresión o estadio de melancolía postparto. No se preocupe, es tan común que casi puede decirse que constituye una parte normal del embarazo.

Si usted se deprime hasta tal punto de ser incapaz de cuidarse a sí misma y al niño: está sufriendo enfermedad depresiva; generalmente se inicia un mes después del nacimiento del niño. ¿Cuáles son sus causas?

El cambio repentino de las hormonas causado por el nacimiento puede afectar su humor, y puede haber una sensación de anticlímax después de un acontecimiento que ha estado esperando durante varios meses.

Se encuentra muy cansada o incluso un poco atemorizada y con falta de confianza. Ello desaparece muy rápidamente y con el apoyo y comprensión de sus familiares.

También es normal sentirse algo deprimida en ocasiones durante las primeras semanas de maternidad; ello se debe a:

  • nevitable fatiga que produce cuidar un nuevo hijo.
  • ambio repentino en el estilo de vida.
  • entimiento, especialmente si ha estado trabajando, de que su horizonte y el círculo de amigos se ha reducido.

Síntomas de depresión

Los síntomas son:

  • Cansancio.
  • Sensación de fracaso e incapacidad de convertirse en madre.
  • Sentimientos de agresividad hacia el bebé, posiblemente provocados por llanto excesivo, que puede inducir una sensación de culpabilidad.

Para más detalle de estos síntomas.

Qué hacer ante una depresión postparto

El problema está en que el bebé, que está en la misma habitación, “le molesta” no sólo por el llanto o por las veces que le tiene que darle alimento, sino también por el sueño inquieto y por hacer ruido mientras está despierto.

Por lo tanto, como usted necesita todo el sueño que pueda conseguir, debe trasladar al bebé a una habitación cercana desde la fase inicial. Esto no impedirá que le oiga cuando está hambriento.

Establezca un sistema de turnos con su pareja para alternarse en el cuidado del niño.

Trate de obtener ayuda, durante el día, de familiares y amigos dispuestos a hacer la compra por usted o a cuidar el niño, mientras consigue algún reposo.

Cuando se sienta deprimida, procure compartir los problemas con su cónyuge.