Compartir

depresión juvenilNo hablamos de tristeza, sino de la enfermedad llamada depresión que cada vez afecta a más jóvenes, un trastorno que nos afecta en la percepción de las cosas, en el sueño y en la forma de vivir. Cuando un chico se siente incomprendido y se aísla, es posible que esté deprimido.

Existen basicamente dos tipos de depresión que afectan a los jóvenes:

  • Endógena: provocadas por un problema cerebral biológico, casi siempre se trata de un desequilibrio químico.
  • Distimias tristes: es causadas por factores ambientales. Los cambios traumáticos suelen desatarlas, desde una mudanza, hasta la pérdida de un ser querido, un cambio de escuela, etcétera.

Ambas necesitan tratamiento médico. Pensar que podemos superarlas por nuestros propios medios es un error. Pocos jóvenes, de entre veinte y treinta años, consigue superar una depresión leve.

Falta de energía y sensación de cansancio permanente son los síntomas más usuales de la depresión juvenil, el resto:

  • Incapacidad para disfrutar de cosas que antes provocaban placer
  • Desinterés por estar con amigos y familiares
  • Enojo o ansiedad
  • Incapacidad para concentrarse
  • Pérdida o aumento de peso
  • Cambios en los patrones de sueño (insomnio o dificultad para levantarse por las mañanas)
  • Sentimientos de culpa o de inutilidad
  • Pesimismo e indiferencia
  • Pensamientos de muerte o suicidio

Los estudiantes deprimidos dan otras señales: inasistencias, falta de interés, poca concentración… Además, son autocríticos, hasta crueles, y tienen baja autoestima, así que los fracasos escolares los llevan a calificarse de tontos. De ahí al consumo de alcohol o drogas hay un sólo paso.

Sentirse triste porque nos dejó nuestra pareja es un dolor pasajero que desaparecerá con el tiempo y un poco de solidaridad humana. La depresión necesita un tratamiento que puede incluir psicoterapia, medicación o una combinación de ambas. No dudes en pedir ayuda, si este es tu caso.