Compartir

denominación de origen alimentosEntre los alimentos españoles, nobles y riquísimos, existe una suerte de aristocracia, la denominación de origen de alimentos, que deben su fama a su calidad y sabor excepcionales a un estricto control del proceso de fabricación.

Sobre los alimentos con denominación de origen, que ofrecen unos mayores controles de calidad y la garantía de haber sido producidos de acuerdo a los métodos tradicionales en las zonas de las que proceden, hay que saber lo siguiente:

¿Qué es la denominación de origen de alimentos?

La especificación de procedencia en un alimento significa dos cosas. Por una parte, que ha sido elaborado en el lugar que indica la etiqueta y, por otra, que cumple con los requisitos exigidos para poder comercializarse con esa mención.

¿De origen o específica?

Existen dos formas de protección, la denominación de origen y la denominación específica. La diferencia estriba en que en la denominación de origen hay una identificación total entre el producto y el lugar geográfico del que toma el nombre. La producción también tiene que realizarse en esa localidad a partir de materias autóctonas. En la denominación específica, por el contrario, se admite que algunas fases del proceso se desarrollen en sitios distintos, si bien aquello que es característico de ese producto tiene que provenir de la zona indicada.

¿Qué controles deben pasar?

Los Consejos Reguladores de cada denominación de origen de alimentos son los organismos encargados de controlar que se cumplan todas las garantías. Tanto las explotaciones agrícolas o ganaderas como las industrias que elaboran los alimentos deben estar registradas. Los Consejos llevan a cabo inspecciones.

¿Cómo es el etiquetado?

Debe ser de dos tipos. Por una parte, una comercial en la que figuran los datos del producto -marca, peso, procedencia, etc.-, y por otra, una contraetiqueta numerada y expedida por el Consejo Regulador. Sólo si presenta este último certificado se tendrá la seguridad de que ha superado todos los controles.

¿Existe el fraude en “La Denominación de Origen”?

Según fuentes del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, los problemas de fraude se dan sólo en el punto de venta -no en la producción- y se reducen casi exclusivamente a un único producto con denominación: el queso manchego. Lo que ocurre es que se comercializan quesos de formato parecido a los que también se les atribuye de forma fraudulenta ese origen.

Hay en la actualidad cientos de denominaciones de origen de alimentos registradas en España. Éstas son algunas de ellas:

Vinos. Rioja, Ribera del Duero, Penedés, Rias Baixas, Rueda o Somontano son sólo una muestra de las denominaciones de origen de vinos y las denominaciones específicas de bebidas espirituosas registradas en España.

Jamones, embutidos y salazones. Hay cuatro: Guijüelo, Dehesa de Extremadura, Huelva y Teruel. La sobrasada de Mallorca tiene también esta protección y, la cecina de León, la de denominación específica.

Quesos. Cabrales, Manchego, Idiazábal, Majorero o Quesucos de Liébana son algunas.

Frutas. Las cerezas del Jerte o de la Montaña de Alicante, la uva de mesa embolsada de Vinalopó y los nísperos de Callosa d’En Sarriá.