Compartir

dejar-fumar-engordarEl 80 por ciento de las personas que dejan de fumar aumentan de peso (unos 3 kilos como media). Ahora, un estudio realizado en Suecia revela que las personas que combinan dieta con terapia antitabáquica no sólo evitan aumentar de peso, sino que tienen un 11 por ciento más de tasas de éxito.

Además, algunas dietas no sólo adelgazan sino que protegen de cánceres y otras enfermedades. ¿Que alimentos concretos incluyen esas dietas? Muchas, muchísimas frutas y verduras.

Trucos para no volver a engordar

Si quieres dejar de fumar y no engordar debes seguir una reglas, que no por reglas son duras y que en muchos casos no son más que sentido común si tu objetivo es adelgazar:

  • Da un largo paseo todos los días (se ha demostrado que el ejercicio anima a seguir con la terapia antitabáquica).
  • Toma fruta y verdura en cada comida.
  • Bebe 6 vasos de agua al día. Puedes alternarlos con tisanas, caldos, zumos rebajados…
  • Aprende a preparar salsas light (de tomate, yogur, mayonesa ligera) y no les añadas especias (aumentan el deseo de fumar).
  • Incluye legumbres con verdura (sin embutidos) en tu dieta semanal (evitan el estreñimiento y eliminan toxinas).
  • Ten manzanas, naranjas, peras, melocotones… en la oficina.
  • En casa, prepara tentempiés bajos en calorías (palitos de zanahoria o apio, palomitas sin grasa, ensaladas imaginativas).
  • Cuando tengas ataques de hambre, primero bebe un vaso de agua, luego espera 5 minutos, y mientras tanto piensa en qué tentempié ligero vas a prepararte (una manzana no está nada mal).
  • Toma pescado (a la plancha, al vapor, al horno, con salsas ligeras o ensaladas…) tres veces por semana.
  • Toma sólo carnes magras.
  • No prepares nada frito ni rebozado.

¿Por qué las frutas y verduras te ayudan… ?

Primero: porque sacian con muy pocas calorías, hidratan y contienen substancias que ayudan al organismo a reparar muchos daños causados por el tabaco.

Segundo: porque complementar la dieta con glucorato —un compuesto que el organismo produce de forma natural y que se encuentra de forma abundante en frutas y verduras— reduce el riesgo de cáncer de pulmón en ex fumadores, ya que bloquea la acción de agentes cancerígenos y potencia el proceso de eliminación de los mismos.

Tercero: porque varios estudios revelan que el simple hecho de dejar de fumar no reduce el riesgo de cáncer de pulmón al nivel del de una persona que jamás ha fumado. Por eso, cualquier ex fumador puede reducir su riesgo de cáncer con una dieta especialmente rica en frutas y verduras y tomando suplementos de glucorato.

Cuarto: porque ahora se cree que el glucorato es responsable de muchas de las propiedades anticancerígenas que se atribuyen a las frutas y verduras. Para una máxima protección, el glucorato (de venta en algunas herboristerías) podría tomarse en combinación con los antioxidantes.