dispepsiaDefinición: dispepsia es un término que reúne un número de síntomas digestivos. Entre otros dolor e hinchazón abdominal con o sin nauseas, eructos, flatulencias y acidez (generalmente después de comer).

La dispepsia puede deberse a distintas enfermedades del tubo digestivo como ulcera gástrica, gastritis, cálculos en la vesícula (litiasis vesicular), o enfermedades del páncreas.

Los médicos utilizan actualmente como definición de “dispepsia no ulcerosa” para referirse a los síntomas de la dispepsia, cuando los estudios son negativos o normales para otras enfermedades del tubo digestivo y lo denominan como “enfermedad de dispepsia funcional” ya que no existe ninguna causa orgánica estructural en el cuerpo que explique los síntomas.

La dispepsia es un motivo de consulta frecuente en Atención Primaria y en Atención Especializada que afecta a tres millones de personas mayores o igual de 65 años en España (30 % de la población anciana) con una distribución similar entre varones y mujeres. Pese a ello, existe un alto porcentaje de personas que aunque presenten síntomas de dispepsia no acuden al médico y se automedican.

La dispepsia es cualquier dolor o molestia localizada en la parte central del abdomen superior, lo que denominamos en la boca del estómago, que puede acompañarse o no de otros síntomas como la sensación de plenitud, que es una sensación desagradable de persistencia de comida en el estómago o digestión pesada; la saciedad temprana, sensación de que el estómago se llena pronto después de empezar a comer, es decir, con poca cantidad de comida, impidiendo a la persona terminar de comer.; nauseas o cierta repugnancia por los alimentos; vómitos; eructos y la sensación de peso o hinchazón abdominal. La dispepsia se clasifica en dispepsia funcional y dispepsia orgánica.

Tipos de Dispepsia y Principales Causas

La primera causa más frecuente (60 %), es la dispepsia funcional o sin causa orgánica, es aquella que cuando la estudiamos con Endoscopia (introducción por la boca de un tubo conectado a una cámara) no existe ninguna lesión en el tubo digestivo.

Las causas de dispepsia funcional pueden ser comer en exceso, comer demasiado rápido, comer alimentos grasos, condimentados o picantes, comer alimentos ricosenfibra, consumircafeínaenexceso, alcohol o bebidas carbonatadas, consumir medicamentos (antiinflamatorios, antibióticos, hierro, potasio, etc.), fumar, la edad (con los años se produce un deterioro de la musculatura lisa del tubo digestivo provocando alteración de la movilidad digestiva) y los estados psicológicos (ansiedad, depresión, estrés).

La realidad es que se desconocen las causas reales de la dispepsia no ulcerosa ya que los síntomas no son específicos; se relacionan cambios en el estado de ánimo, el estrés y la dieta. En general se intenta descartar otras enfermedades que causan síntomas similares. El médico le realizará algunos estudios si lo considerara apropiado.

La segunda causa más frecuente de dispepsia (15-25 %), es por úlcera gástrica o duodenal (de la primera porción del intestino delgado). Ésta puede ser debido al Helicobacter pylori (una bacteria que es la causante del 95% de las úlceras duodenales y el 80% de las úlceras gástricas), al tratamiento prolongado con Antiinflamatorios (responsable del 30% de las úlceras gástricas y del 5% de las úlceras duodenales) y sustancias tóxicas (alcohol, tabaco).

La tercera causa más frecuente (5-15%), es la enfermedad por reflujo gastroesofágico, que es el paso del contenido gástrico al esófago en ausencia de vómitos, nauseas y eructos, que produce una lesión en el esófago.

Otras causas de dispepsia pueden ser pancreatitis crónica, colelitiasis, cirugía gástrica previa. En menos de un 2% de los casos es debido a un cáncer de estómago o de esófago.

La dispepsia es cualquier dolor o molestia localizada en la parte central del abdomen superior y cuyos síntomas puede variar bastante, para una definición más exhaustiva de dispepsia.

Síntomas de la Dispepsia

Los síntomas comunes de la dispepsia no ulcerosa son dolor o molestia del abdomen superior que mejora con los alimentos o antiácidos, flatulencias, nauseas, vómitos, sensación de saciedad aún con pequeñas ingestas.

Diagnostico

que es la dispepsia

Existen una serie de signos y síntomas de alarma que nos hace sospechar que existe una lesión en el tubo digestivo que hay que buscar y tratar como: disminución de peso importante, vómitos persistentes, dificultad o dolor al tragar, sangrado que se puede sospechar cuando aparecen vómitos con sangre, vómitos, heces con sangre, heces de color negro o anemia. También se debe consultar al médico si se nota un bulto en el abdomen o en otra parte del cuerpo, dolor de estómago intenso y persistente, ictericia (coloración amarilla de la piel y de los ojos ) y cuando no existe mejoría de los síntomas de la dispepsia después de 8 semanas de tratamiento pautado por su médico

La mayoría de las veces su médico considerará que no es necesario realizar ninguna prueba diagnóstica y lo tratará dependiendo de qué síntomas de dispepsia que tenga (antisecretores, antiácidos, procinéticos) y modificando estilos de vida no saludables (comer despacio, evitar comidas muy abundantes y condimentadas, tabaco , alcohol , café , antiinflamatorios, goma de mascar ya que ésta puede causar ingestión de aire, el reposo y un ambiente calmado pueden ayudar a aliviar la dispepsia relacionada con el estrés.

Si el médico tiene la sospecha de que tenga por ejemplo una úlcera, le recomendará realizar una Endoscopia permitiendo ver cualquier lesión existente a ese nivel, para que ésta sea menos molesta, el médico podrá administrarle algún sedante. Esta prueba permite visualizar el tubo digestivo, sacar fotos y biopsias (sacar muestras de tejido para analizar). Otra prueba que le pueden hacer es la Prueba del aliento para detectar el Helicobacter pylori (consiste en ingerir en ayunas una cápsula que contiene una determinada sustancia), si hay infección por Helicobacter pylori se produce una reacción química que se puede detectar analizando el aire que expulsamos al respirar).En caso de úlcera se pautará un tratamiento curativo consistente en dos Antibióticos (que eliminan la bacteria) y un antisecretor (que disminuye el ácido del estómago).

1 – Causas gastrointestinales de la dispepsia:

  • Úlcera gástrica o duodenal (15-25%).
  • Enfermedad por reflujo gastroesofágico (5-15%).
  • Colelitiasis.
  • Pancreatitis crónica.
  • Cirugía gástrica previa.
  • Pacientes diabéticos con gastroparesia y/o dismotilidad gástrica.
  • Cáncer de esófago o de estómago (2%).
  • Enfermedad celíaca.

2 – Causas no gastrointestinales de la dispepsia:

  • Trastornos metabólicos (hipocalcemia, hipotiroidismo, uremia).
  • Síndromes de la pared abdominal.

¿Cómo pueden mejorar los síntomas?

Habitualmente los síntomas de la dispepsia mejoran con modificaciones en la alimentación, en la actividad física y en el estado de ánimo. Usted debe:

  • Evitar alimentos grasos, picantes, carbohidratos, alcohol y café.
  • Comer porciones pequeñas y más frecuentemente (mínimo 6 veces al día).
  • Comer despacio, evitando tragar exceso de aire y no consumir bebidas con gas.
  • Esperar como mínimo 2 a 3 horas para acostarse luego de comer.
  • No fumar, realizar actividad física y mantener un peso adecuado.
  • Dormir adecuadamente.
  • Balancear su tiempo de descanso y actividad.
  • Identificar los factores estresantes que condicionan su malestar para intentar manejarlos.
  • Practicar técnicas de relajación le dará bienestar.

¿Existe medicación para aliviar la dispepsia?

Una gran cantidad de medicamentos pueden mejorar la dispepsia no ulcerosa si se incorporan a las modificaciones antes descriptas.

Algunos medicamentos ayudan a disminuir la acidez (antiácidos), o las flatulencias, otros mejoran la digestión. Se utilizan también medicamentos que ayudan a mejorar el estado de ánimo.

Consulte siempre con su médico para que le indique el producto adecuado.

Consejos para recordar

  • La dispepsia no ulcerosa no es una enfermedad grave pero puede prolongarse por mucho tiempo.
  • Los cambios en el estilo de vida (alimentación, descanso, ejercicio, estado de ánimo) constituyen los tratamientos más importantes para mejorar la dispepsia.
  • Debe consultar a su médico para evaluar y diagnosticar correctamente sus síntomas, descartar otras enfermedades e indicarle alguna medicación su fuera necesario.