Compartir

dispepsiaDefinición: dispepsia es un término que reúne un número de síntomas digestivos: dolor e hinchazón abdominal con o sin nauseas, eructos, flatulencias y acidez (generalmente luego de comer).

La dispepsia puede deberse a distintas enfermedades del tubo digestivo como ulcera gástrica, gastritis, cálculos en la vesícula (litiasis vesicular), o enfermedades del páncreas.

Los médicos utilizan actualmente como definición de “dispepsia no ulcerosa” para referirse a los síntomas de la dispepsia, cuando los estudios son negativos o normales para otras enfermedades del tubo digestivo y lo denominan como “enfermedad de dispepsia funcional” ya que no existe ninguna causa orgánica estructural en el cuerpo que explique los síntomas.

Los síntomas comunes de la dispepsia no ulcerosa son dolor o molestia del abdomen superior que mejora con los alimentos o antiácidos, flatulencias, nauseas, vómitos, sensación de saciedad aún con pequeñas ingestas.

¿Cuál es la causa de la dispepsia?

Se desconoce la causa de la dispepsia no ulcerosa ya que los síntomas no son específicos; se relacionan cambios en el estado de ánimo, el estrés y la dieta. En general se intenta descartar otras enfermedades que causan síntomas similares. El médico le realizará algunos estudios si lo considerara apropiado.

¿Cómo pueden mejorar los síntomas?

Habitualmente los síntomas de la dispepsia mejoran con modificaciones en la alimentación, en la actividad física y en el estado de ánimo. Usted debe:

  • Evitar alimentos grasos, picantes, carbohidratos, alcohol y café.
  • Comer porciones pequeñas y más frecuentemente (mínimo 6 veces al día).
  • Comer despacio, evitando tragar exceso de aire y no consumir bebidas con gas.
  • Esperar como mínimo 2 a 3 horas para acostarse luego de comer.
  • No fumar, realizar actividad física y mantener un peso adecuado.
  • Dormir adecuadamente.
  • Balancear su tiempo de descanso y actividad.
  • Identificar los factores estresantes que condicionan su malestar para intentar manejarlos.
  • Practicar técnicas de relajación le dará bienestar.

¿Existe medicación para aliviar la dispepsia?

Una gran cantidad de medicamentos pueden mejorar la dispepsia no ulcerosa si se incorporan a las modificaciones antes descriptas.

Algunos medicamentos ayudan a disminuir la acidez (antiácidos), o las flatulencias, otros mejoran la digestión. Se utilizan también medicamentos que ayudan a mejorar el estado de ánimo.

Consulte siempre con su médico para que le indique el producto adecuado.

Consejos para recordar

  • La dispepsia no ulcerosa no es una enfermedad grave pero puede prolongarse por mucho tiempo.
  • Los cambios en el estilo de vida (alimentación, descanso, ejercicio, estado de ánimo) constituyen los tratamientos más importantes para mejorar la dispepsia.
  • Debe consultar a su médico para evaluar y diagnosticar correctamente sus síntomas, descartar otras enfermedades e indicarle alguna medicación su fuera necesario.