Compartir

citologia cuello uterinoEl examen de citología o Papanicolaou, como se le conoce en algunos países, es uno de los métodos más eficaces para detectar temprano el cáncer del cuello del útero. La prueba es sencilla, rápida y barata. Mediante ella es posible ver con un microscopio si hay células anormales antes que tengas algún síntoma.

La definición de citología es: después de un breve examen pelviano para confirmar que todo se ve saludable, el médico empleará un algodoncillo para frotar un poco de células de su cuello uterino. Estas células se colocarán sobre una laminilla de vidrio y se enviarán al laboratorio para que un citólogo (especialista en el examen de células bajo microscopio) las analice. Es posible que la citología pueda darte un poco de pudor, pero vale la pena pasar el trance, sobretodo si tienes más de 18 años o si has comenzado a tener relaciones sexuales.

Lo ideal es que vayas a tu ginecólogo de cabecera (por un asunto de confianza), quien empleará un espéculo vaginal (un instrumento liso que se inserta suavemente en la vagina y que luego se extiende abierto para que el médico puede ver dentro de la vagina) para examinar la vagina. Tendrás que permanecer un tiempo con tus rodillas dobladas y las piernas abiertas. Los resultados de la prueba de Papanicolaou y del cultivo estarán disponibles en unos pocos días.

Debido a que la sangre de la menstruación puede modificar los resultados de la citología de cuello uterino, el momento ideal para hacer el test es entre los 10 y 20 días después de haber comenzado la menstruación.

Prueba de microscopio

A través de un Pap es posible ver con un microscopio si hay células anormales antes que la mujer tenga algún síntoma. Al mismo tiempo que se hace su examen ginecológico. Estos cambios pequeñísimos de las células a veces se convierten en cáncer del cuello del útero. Porque en la mayoría de los casos el cáncer de cuello del útero se puede curar, si se detecta a tiempo.

Gracias a la citología de cuello uterino y a los nuevos métodos de tratamiento, la proporción de mujeres que mueren de cáncer del cuello del útero ha disminuido en un 70 por ciento. Ha habido más adelantos en la curación de este tipo de cáncer que en ningún otro.

La mayoría de las mujeres que mueren de cáncer del cuello del útero son aquellas que nunca se han hecho una citología. Si todas las mujeres se hicieran una prueba, como parte del examen ginecológico (que también incluye un examen de los senos), el cáncer de cuello del útero se convertiría, en la mayoría de los casos, en una enfermedad perfectamente curable.

Cuando hay células anormales

Un resultado negativo significa que tu cérvix es normal. Si es positivo quiere decir que aparecen células anormales. El resultado positivo no prueba que haya cáncer ni siquiera displasia, pero deberías hacerte un estudio mayor como una colposcopia o una biopsia.

Cada mujer tiene diferentes reacciones cuando se entera que el resultado de la prueba es anormal. Algunas mujeres sienten pánico. Otras se pueden sentir molestas o enojadas. Hay mujeres que ignoran o niegan sus reacciones. Es razonable tener este tipo de reacción y también querer compartirla con la familia, amistades o profesionales de la salud. Pero más que nada es importante seguir los consejos del médico. Mientras más pronto se diagnostique y se trate cualquier síntoma, mayores son las posibilidades de curarse.

Cuándo tienes mayor riesgo de sufrir cáncer de útero

Corres un riesgo mayor de tener cáncer del cuello del útero, y por tanto mayor necesidad de hacerte un citología del cuello uterino si…

  • Has tenido relaciones sexuales con varios hombres en su vida o si comenzaste a tener relaciones sexuales a temprana edad.
  • En el pasado alguna prueba Papanicolaou ha revelado la presencia de células anormales.
  • Está entre los 40 y 55 años de edad.
  • Ha estado embarazada varias veces.
  • Ha tenido infecciones vaginales frecuentes, transmitidas por relaciones sexuales (como herpes simples, tipo II, y condiloma).
  • Tu madre tomó hormonas para prevenir el aborto mientras estaba embarazada de ti.